twitter facebook
Bienvenidos | 30 de agosto de 2014
 
 Q. 7.77
 
 Q. 10.20
Café
Último Precio:
Variación:
Cacao
Último Precio:
Variación:
Cerdo
Último Precio:
Variación:
G. Engorde
Último Precio:
Variación:
Azúcar
Último Precio:
Variación:
Maíz
Último Precio:
Variación:
Ver todos los Precios de Materias Primas

Honduras es el octavo productor mundial de aceite de palma africana

 

Empresarios y productores de Latinoamérica se reunen desde hoy en San Pedro Sula.

HN- 8 Productor mundial Palma africana

La Prensa

Honduras, 07 de agosto de 2013. El aceite de palma africana producido en Honduras tiene notoriedad a nivel mundial. En la actualidad, el país está considerado el tercer mayor productor y exportador de América Latina, detrás de Ecuador y Colombia, y octavo en el ranking mundial, donde Indonesia y Malasia ocupan el primero y segundo, respectivamente.

Este rubro ha potencializado la generación de empleo anual en unos 100 mil puestos de trabajo directos y unos 200 mil indirectos en los últimos años.

En 2012 la producción nacional fue de 387 mil toneladas métricas, pero para finales de este año se han proyectado 400 mil.

En tanto, las exportaciones crecerán en un 30%, pasando de $304.2 millones a más de $400 millones, indicó Víctor Iscoa, secretario técnico de la cadena de palma de la Secretaría de Agricultura y Ganadería (SAG).

Según Iscoa, “la producción de este año está prácticamente vendida. No está facturada, pero sí hay un porcentaje muy alto que ya está comprometido, e incluso para el otro año varias empresas ya la tienen prevendida”. Una de las grandes ventajas de este sector es que no tiene necesidad de buscar compradores, porque estos surgen siempre. “Más bien, el problema es que en muchas ocasiones tenemos que decir ‘no’, porque la producción está comprometida”, apuntó.

En proceso de certificación

Alcanzar las expectativas de los agroindustriales y productores hondureños pasa por obtener una certificación internacional o sello verde RSPO (Mesa Redonda de Aceite de Palma Sostenible) para cada una de las 13 plantas extractoras de aceite localizadas en el litoral atlántico, específicamente en Colón, Cortés, Atlántida y Yoro.

El proceso tomará tiempo, pero el paso es indispensable para tener apertura de nuevos mercados y mantener los existentes.

Según el presidente de Palmas Centroamericanas S.A. (Palcasa), Víctor Baca, conseguir ese reconocimiento es importante para ordenar al rubro palmero en términos sociales y ambientales, ya que con eso los palmeros no tendrán impedimento para cumplir los controles de calidad que los clientes exigen al momento de importar.

Además, se busca crear conciencia en los productores sobre el imperativo de tener mejores procedimientos agrícolas para lograr mejor calidad.

“No tenemos esa certificación en esas plantas y es necesario que la consigamos”, subrayó Baca.

Una exigencia no menor es que para 2015 será obligatorio que las empresas del rubro sean ambientalmente amigables para exportar aceite de palma hacia los 27 países que conforman la Unión Europea.

La certificación servirá también para evitar los obstáculos en otros mercados competitivos, incluyendo la comercialización de productos terminados que requieran aceite en sus procesos.

Desde octubre pasado, dos empresas impulsan el programa de certificación y ha enfocado parte de sus esfuerzos en la producción de biodiesel y en apoyar la generación de empleo en diferentes regiones del país.

Así llegó la palma a Honduras

La siembra de palma africana en Honduras se remonta a la década de los 30, cuando empezaron los trabajos de adaptación de distintos materiales genéticos -traídos de África- en el jardín botánico de Lancetilla, en Tela, Atlántida.

Las primeras plantaciones comerciales fueron asentadas por la empresa United Brand en San Alejo, Atlántida, en la década de los 40, y fue a partir de 1971 que los cultivos fueron impulsados a través de la Reforma Agraria, cuando se organizaron cooperativas campesinas dedicadas a este rubro en las zonas del Bajo Aguán, en Colón, y más tarde en Guaymas, Yoro.

Estas cooperativas formaron las empresas Coapalma, en el Aguán, y Hondupalma, en Guaymas, y más adelante Salama;  sin embargo, fue hasta en los noventa cuando se inició el desarrollo industrial del producto con la creación de Grupo Jaremar, Grupo Dinant, Aceydesa y Palcasa.

Coapalma y Hondupalma aglutinan alrededor de 50 cooperativas de campesinos a nivel nacional. Todas integran la Federación Nacional de Productores de Palma Africana de Honduras (Fenapalmah).

Cifras

13 plantas requieren la certificación para cumplir los requisitos de calidad.

100 mil toneladas por año es la capacidad de molienda de una planta extractora.

300 mil empleos más se generarían en los próximos cinco años, según Palcasa.

Publicado: Miércoles, 7 de agosto de 2013 | Autor: Redacción

Comentarios (0)

Para poder comentar debe iniciar su sesion.