Agropecuaria Popoyán y USAID le apuestan al sector agro

Luis Fernando

Desde hace tres años, el proyecto MIPFuturo, alianza de co-inversión entre Feed the Future Partnering for Innovation, actividad apoyada por USAID, y Agropecuaria Popoyán, ha contribuido con el desarrollo de la agroindustria guatemalteca.

La iniciativa también apoya el fortalecimiento de los pequeños productores con conocimientos y productos de solución biológica para el mejoramiento de sus plantaciones. A través de MIPFuturo, productores agrícolas del altiplano del país lograron el cultivo de tomates, ajo, brócoli, entre otros productos, reduciendo significativamente el uso de químicos para el control de plagas.

De acuerdo a lo informado, MIPFuturo capacitó a los productores en la aplicación y el uso de la nueva tecnología, generando demanda para el producto y convirtiéndolo nuevamente en atractivo para exportación. Asimismo, para promover aún más el uso y acceso comercial a los productos biológicos, Popoyán, a través de esta iniciativa, fortaleció las capacidades de más de 400 productores líderes para convertirlos en agentes de cambio y distribuidores en su comunidad. Como resultado, en solo año y medio, Popoyán facilitó productos a más de 8.000 productores con 13 cultivos diferentes.

El objetivo, se detalló, es brindar soluciones de control biológico como una alternativa para promover sosteniblidad económica, social y ambiental en Guatemala. Esto se debe a que en 2017 el sector incurrió en pérdidas que alcanzaron los US$37 millones por rechazos de exportaciones del mercado estadounidense, debido al uso excesivo de pesticidas sintéticos. Cabe resaltar que los agricultores de pequeña escala fueron los más afectados por dicha situación, pues se ven en riesgo de perder el acceso de mercado y, por ende, sus ingresos económicos.

Según Ignacio Viteri, Gerente de Catalización de Agropecuaria Popoyán, MIPFuturo nació como un proyecto público-privado, en el que ha logrado alinear una estrategia dirigida a solucionar un problema social y de mercado, por lo que es un proyecto que lleva soluciones de alto impacto para los pequeños productores en cinco departamentos del altiplano.

“Estudiamos el mercado de unos 500.000 productores que está experimentando grandes pérdidas por  los rechazos de exportaciones a Estados Unidos por el uso excesivo de agroquímicos. Encontramos también que es un mercado de extrema pobreza, y todos esos problemas los convertimos en una oportunidad de negocio, en el que se busca el desarrollo de productos de control biológico que permitan solucionar los problemas de las exportaciones, mejorar su nivel de ingresos y de productividad”, explicó.

Le interesa: Avanza recuperación de daños en cultivos por erupción de volcán en Guatemala

Para Viteri, la alianza MIPFuturo, Feed the Future y Popoyán, ha demostrado que aprovechar los recursos y esfuerzos del sector público y privado es crucial para resolver los desafíos críticos y lograr los objetivos de desarrollo sostenible de las Naciones Unidas.

“El impacto de la implementación de la iniciativa se puede medir de varias maneras. Uno de ellos es que la adopción de la tecnología fue muy buena, todas las productividades se incrementaron, los costos se mantuvieron y todos los análisis de costo-beneficio que se hicieron demostraron que el 95% de todos los que usaban nuestros productos estaban teniendo mejores ingresos, es decir, utilidad neta. Además, de que se redujeron los rechazos de Estados Unidos a sus productos”, dijo el directivo.

Además, Viteri resaltó que en la actualidad Guatemala se está convirtiendo en un hub de la biotecnología, por lo que la industria ya está exportando tecnología a otras partes del mundo, como patentes, propiedad intelectual, licencias y productos.

“Ahora la estrategia es la consolidación de la biotecnología en Guatemala, lo cual significa un impacto muy importante para el sector agro y para el país. Lo más importante que esa biotecnología le está llegando a los pequeños productores”, aseguró el gerente de Catalización de Agropecuaria PopoyánX, quien resalta que Guatemala tiene como gran fortaleza la biodiversidad que posee, ya que ésta permite hacer varias validaciones de los productos, lo cual resulta muy atractivo para investigadores de todas partes del mundo.

En este contexto, Popoyán, a través de MICSA, lanzó un nuevo modelo en el control biológico con la presentación de M4.0, modelo dentro del cual se encuentran productos para el uso de las tecnologías y digitalización de la agricultura; como el uso de drones en el manejo integrado para el control de plagas, analytics y softwares, entre otros.

Lea: ¿Sabía que Guatemala cuenta con el primer sistema de riego fotovoltaico?

Este artículo está clasificado como: , , , , , , ,

Comentarios

Para poder comentar debe iniciar su sesión:

INGRESAR