Ajonjolí hondureño seduce a japoneses

FlorC

El mercado japonés demanda 35,000 quintales de ajonjolí hondureño al año, en beneficio de 650 productores que han incursionado en ese rubro, según cifras proporcionadas en la Secretaría de Agricultura y Ganadería (SAG).

Karla Aguilar

Honduras 02 de abril de 2014 El ajonjolí “Sesamun indicum” es una planta de cultivo anual, cuyo ciclo vegetativo puede variar entre 80 y 130 días dependiendo de la variedad y condiciones ecológicas. Cada quintal de ajonjolí se vende entre US$57 y US$71. 

En Honduras, productores de Valle y Choluteca trabajan con siete variedades y seis tecnologías del cultivo de ajonjolí, validadas a través de la Dirección de Ciencia y Tecnología Agropecuaria (DICTA).

Y son apoyados en el contexto del proyecto “Desarrollo de Oportunidades Comerciales y el Mejoramiento de la Eficiencia y Rentabilidad de la Cadena de Producción de Ajonjolí”, ejecutados entre la SAG-DICTA y la  Fundación para el Desarrollo Empresarial Rural, (Funder).

Este programa tecnológico, permite nuevas opciones, mayores rendimientos, cosechas en menor tiempo y hasta cinco ciclos al año, bajo tecnologías de madurez fisiológica, emparvado con plástico, rendimiento bajo riego, fertilización, control de malezas y tolerancia a plagas.

Entre las variedades validadas están: Igualteco, Pungarabato, ICTA R-198, Zirándaro, San Joaquín, Corea I y Corea II, según el sub director de transferencia de DICTA, Alexis Rodríguez.

La semilla es altamente nutritiva, ya que su valor nutricional se sustenta en su composición alta en proteínas, carbohidratos, hierro, magnesio, entre otros. Esta semilla es además una excelente fuente de energía ya que aporta más de cinco veces su peso en calorías (565 calorías por cada 100 gramos de semilla).

Mediante ese proyecto seleccionarán dos variedades cuyos rendimientos son de hasta 30 quintales por manzana, mientras que insumos usados en la actualidad apenas aportan 12 quintales por manzana.

Comentarios

Para poder comentar debe iniciar su sesión:

INGRESAR