Buenas prácticas del sector ganadero frenarían efectos del cambio climático

Maria Calero

La región se ha comprometido a impulsar una producción ganadera baja en emisiones, en el marco de acuerdos internacionales, entre ellos el Acuerdo de París.

La ganadería es una actividad con importantes efectos positivos sociales y económicos. De acuerdo con  la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) la transformación de la ganadería deberá proponerse seguir incrementando la producción y la productividad y, al mismo tiempo, reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

Sin embargo, esto será posible solo en la medida en que los gobiernos y el sector privado impulsen una profunda innovación tecnológica e instalen las instituciones y las reglas que la hagan posible.

“Debemos cambiar profundamente la ganadería en América Latina y el Caribe. La innovación tecnológica es la llave para que la ganadería sea más productiva con mucho menor impacto en el cambio climático. Además, nos preocupa muy especialmente que la ganadería de los pequeños productores y de los campesinos, de la agricultura familiar, sea incluida en esta transformación indispensable”, explicó el representante regional de la FAO, Julio Berdegué.

Le puede interesar: “Proyectos de sistemas de riego combaten la sequía en Honduras”

Para lograr una ganadería baja en emisiones será de vital importancia trabajar con los pequeños productores. En Brasil, el mayor productor de carne de la región- la producción pecuaria familiar genera el 58% de la leche, el 50% de las aves de corral, el 59% de la carne de cerdo y el 30% de la carne de res que se consume en el país, en Colombia los pequeños agricultores producen el 40% de la leche consumida en el país y en Nicaragua, los bovinos proporcionan el 30-35% de los ingresos de explotaciones familiares de subsistencia. 

Según la FAO, la ganadería es uno de los principales emisores de gases que agravan el cambio climático y, en este aspecto negativo, América Latina y el Caribe también destaca a escala mundial. Junto a ello, cerca del 70% de las tierras dedicadas al pastoreo están degradadas, a lo que hay que sumar la deforestación para ampliar la frontera ganadera, la conversión de tierras marginales para la producción de piensos, y la contaminación del agua y los suelos.

Puede leer: Conozca el nuevo Sistema de Vigilancia de la Sequía Agrícola en Centroamérica

“Una ganadería que siga en una senda de conflicto con el medio ambiente y con los esfuerzos para mitigar el cambio climático no tiene futuro en el mundo contemporáneo. El cambio es ineludible y los países que se adelanten, serán premiados en los mercados”, afirmó Berdegué.  

La región se ha comprometido a impulsar una producción ganadera baja en emisiones en el marco de acuerdos internacionales, entre ellos el Acuerdo de París (2015), esfuerzo que recibe el apoyo de la Comisión de Desarrollo Ganadero para América Latina y el Caribe, cuya secretaría técnica la ejerce la FAO.

Son varios los esfuerzos y experiencias que algunos países han venido implementando para aumentar la producción sostenible y una baja en emisiones de carbono. En Argentina, por ejemplo, se han creado sistemas de certificación de carne vacuna ecológica mientras que en Bolivia se lleva a cabo el programa de desarrollo sostenible de la ganadería bovina.

Además lea: “Cafetaleros podrán invertir en tecnologías a favor del medio ambiente”

Este artículo está clasificado como: , ,

Comentarios

Para poder comentar debe iniciar su sesión:

INGRESAR