Calibración de cosechadoras es clave para prevenir pérdidas en arroz

Soy DIgital

Adicionalmente a la calibración de la cosechadora, debe verificarse constantemente el remanente de arroz que deja el paso de esta máquina por la parcela, para prevenir pérdidas por grano regado.

Una indebida calibración de las máquinas cosechadoras o la velocidad del recorrido de la máquina durante la corta de arroz, podría producir onerosas pérdidas económicas para el productor, según la Corporación Arrocera Nacional (Conarroz) de Costa Rica.

La rectora del grano nacional, bajo la coordinación de la Dirección de Investigación y Transferencia de Tecnología (Ditt), impartió un taller en Nazareth de Upala dirigido a productores de la zona Huetar Norte costarricense, para determinar las pérdidas por cosecha a la hora de la corta.

Minor Barboza, director ejecutivo de Conarroz, comentó que existe preocupación por el estado en que llegan algunas máquinas a la hora de presentarse a la corta del arroz y de ahí el propósito en alertar a los productores sobre estos inconvenientes, que al final repercuten en perjuicios económicos por la gran cantidad de grano que puede quedar esparcida en los lotes.

Lea también: Arroz costarricense procura incrementar sus rendimientos actuales

Agregó que entre los componentes de la máquina cosechadora causantes de daño económico a la hora de la corta, se citan principalmente el cabezal de corta, en la trilla y el proceso de separación y limpieza.

Durante el taller los productores asistieron a una práctica de campo sobre mediciones de productividad y rendimiento, realizada en un lote arrocero en la finca del productor Nelson Alvarez.

“Es fundamental que el productor se concientice sobre la importancia de calibrar adecuadamente la cosechadora, para evitar pérdidas durante la cosecha. En los lotes con alta productividad la velocidad de recorrido debe ser menor para evitar grandes pérdidas”, citó el ejecutivo de Conarroz.

Lea también: Revolución en la producción arrocera costarricense

Por su parte, Luis Múnera, coordinador nacional de asistencia técnica de la Ditt, comentó que la culminación de una serie de labores y arduo esfuerzo para el cultivo de arroz termina con la cosecha, un proceso que requiere atención y cuidado para resguardar el preciado grano.

“Dentro de los principales aspectos a considerar están la revisión y calibración de las cosechadoras, por cuanto se debe verificar que la cosechadora se le haya dado una limpieza general y principalmente se haya soplado todo el equipo para evitar remanentes de otros arroces maleza, que por su esparcimiento en el lote, pueden llegar a contaminar la finca”, expresó Múnera.

Agregó que la calibración debe realizarse con el fin de asegurar que el equipo no esté botando arroz en exceso, ya que puede convertirse en una merma en el campo. Adicionalmente a la calibración debe verificarse constantemente el remanente de arroz que deja el paso de la cosechadora, ya que las pérdidas pueden ser cuantiosas y representar un problema de arroz voluntario para la preparación del terreno en el siguiente ciclo.

Lea también: Polémica en Costa Rica por importación de arroz pilado

Este artículo está clasificado como: , , , , ,

Comentarios

Para poder comentar debe iniciar su sesión:

INGRESAR