Carnes y lácteos, más competitivos en mercados internacionales

FlorC

El proyecto “Carne y lácteos competitivos a través de la intensificación sostenible y el acceso a mercados especializados en Nicaragua”, beneficiará a familias de pequeños y medianos ganaderos provenientes de Matagalpa.

28 febrero, 2014 por CIAT Comunicaciones

Un innovador proyecto fruto del trabajo colaborativo del CIAT con el Centro de Exportaciones e Inversiones Nicaragua (CEI), el Centro Agronómico Tropical de Investigación y Enseñanza (CATIE) y Heifer International, busca impulsar a los pequeños ganaderos de Nicaragua hacia sistemas de producción sostenibles, adaptados a los efectos del cambio climático, a través de incentivos de mercado y procesos de certificación de fincas. 

El proyecto “Carne y lácteos competitivos a través de la intensificación sostenible y el acceso a mercados especializados en Nicaragua”, beneficiará a familias de pequeños y medianos ganaderos provenientes de Matagalpa, la Región Autónoma del Atlántico Norte (RAAN), la Región Autónoma del Atlántico sur (RAAS) y Boaco.
 
“El sector ganadero tiene muy buenos prospectos debido al aumento de la demanda para productos animales a nivel regional y global; sin embargo, la mayoría de las fincas ganaderas en Nicaragua presentan un estado avanzado de degradación ambiental”, expresó el Dr. Rein van der Hoek, Coordinador para Nicaragua del Programa de Investigación de CGIAR sobre Ganadería y Pesca y Especialista en Forrajes del CIAT.
 
El Dr. van der Hoek explicó que factores como la sobreutilización de los recursos naturales, la erosión de suelos, la deforestación, la pérdida de conectividad biológica y la contaminación de fuentes de agua, se suman a los efectos del cambio climático y tienen un impacto negativo sobre el medio de vida de los pequeños ganaderos del país. “El incremento de temperaturas y patrones de lluvias cada vez menos predecibles afectan ecosistemas vitales, causan sequías e inundaciones severas y alteran la adaptabilidad de los cultivos. Todo esto influye en la alimentación del ganado”.
 
El componente inicial del proyecto consiste en la realización de un diagnóstico para sistematizar y comparar fincas con distintos grados de innovación, a fin de identificar las metodologías más adecuadas al contexto local.
 
El proyecto se enfocará en el fortalecimiento de capacidades sobre la implementación de sistemas silvopastoriles y mejores prácticas de manejo de recursos, así como la creación de fincas modelos para realizar intercambios con productores, promoviendo la transferencia de conocimientos y habilidades.
 
Considerando que la ganadería es la responsable del 50% de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) del sector agrícola, el proyecto persigue el uso estratégico de árboles y pastos con capacidad de fijación de nitrógeno y carbono para reducir las emisiones de GEI por kilogramo de carne y leche producidos.
 
Esto se refleja en el mejoramiento de la fertilidad de los suelos y la rehabilitación de pasturas y fuentes de agua degradadas. El proyecto identificará y validará mecanismos de incentivos como la generación y compra de créditos de carbono, así como el seguimiento de las normas de certificación internacionales de Rainforest Alliance (RA) y la Red de Agricultura Sostenible (RAS), para abrir paso a los productores nicaragüenses en mercados especializados de productos pecuarios sostenibles.
 
El componente final del proyecto consiste en la creación de una plataforma de ganadería sostenible en Nicaragua, estableciendo un espacio para velar por los intereses de los pequeños ganaderos nicaragüenses y servir como un enlace entre los productores y los nichos de mercado especializados a nivel local e internacional. Para el CEI, este proyecto, contribuye a la competitividad, calidad y productividad del sector cárnico y lácteo de manera sostenible.
 
“Esta experiencia piloto abonará al desarrollo del sector, específicamente con la identificación de acceso a mercados internacionales”, expresó Roberto Brenes, Gerente General del CEI. La combinación de tecnologías que pueden ser adoptadas a corto y largo plazo, aumentará la adaptabilidad de los sistemas de producción ganadera bajo condiciones de estrés, sequía y encharcamiento de suelos que resultan de la variabilidad y cambio climático. El resultado es una mayor competitividad de los sistemas de producción de carne y leche en los nichos de mercado especializados. 

Comentarios

Para poder comentar debe iniciar su sesión:

INGRESAR