Conozca cómo cuidar sus cultivos de melón y sandía

Maria Calero

Entre las plagas que pueden padecer los cultivos se encuentran pulgones, mosca blanca, tisanópteros y otros gusanos comedores de hojas los cuales atacan a las hojas.

Las condiciones de suelo de la región son excelentes para producir tanto el melón como la sandía. Ambos rubros tienen muy buena demanda durante el verano, especialmente por ser jugosos y refrescantes.

Sin embargo, el clima es un importante requisito para que los cultivos de melón y sandía no se dañen. Asimismo, como cualquier cultivo, estos se encuentran altamente expuestos a un sinnúmero de plagas y enfermedades que sin un correcto manejo agronómico provocaría la afectación y la poca productividad de las plantaciones.

“Para proteger a los cultivos de plagas o enfermedades se puede utilizar productos de bajo costo y altas calidades como el multisick, el cual debido a su efectividad se convierte en un aliado para el productor”, comenta Javier Arriola, división Sur Agropecuaria.

Le interesa: Cítricos se enfrentan a Dragón Amarillo

Entre las plagas que pueden padecer los cultivos se encuentran pulgones, mosca blanca, gusanos grises, galeruca de melonar, gusanos de alambre, tisanópteros y otros gusanos comedores de hojas quienes atacan a las hojas.

Por otro lado, Arriola afirma que las principales enfermedades que afectan a estos valiosos productos pueden clasificarse en:

  1. Oidio del melón: esta enfermedad provoca en la planta de melón manchas en el envés de las hojas, que comienzan a amarillear y a secar. El especialista recomienda elegir un buen herbicida para eliminar las malas hierbas, ya que éstas son las que suelen ser el foco de la infección de esta enfermedad.
  2. Mildiu de las hojas: ataca solo a las hojas provocándoles manchas amarillas. En el envés de las mismas adquiere un tono violeta debido a este hongo, que termina por provocar necrosis en las hojas. Esta enfermedad se extiende a través del viento, la lluvia y las gotas de riego, además las altas humedades la favorecen. La solución es eliminar las malas hierbas y evitar demasiada humedad aireando la zona del cultivo en caso de que ésta sea en un invernadero.
  3. Fusarium oxysporum melonis: se manifiesta de dos formas diferentes, según la variedad si es tipo Wilt la planta se marchita espontáneamente y se muere mientras que si es tipo Yellow las hojas comienzan a amarillear y a volverse necróticas.

De acuerdo a Arriola la mejor forma de evitar que ocurran los problemas anteriormente mencionados es teniendo un manejo agronómico de buena calidad, uso correcto de insumos correspondientes al paquete tecnológico, monitoreo constante de plantaciones y usando eficientemente los agroquímicos.

También: Conozca las plagas de la región

Este artículo está clasificado como: , , , , , ,

Comentarios

Para poder comentar debe iniciar su sesión:

INGRESAR