Conozca un nuevo instrumento para la gestión eficiente del agua

Soy DIgital

El IICA, con el apoyo de diferentes instituciones promotoras, elaboró un documento que reúne un total de 42 tecnologías para el manejo adecuado del agua en la pequeña agricultura.

Los agricultores familiares de América Latina y el Caribe serán los principales beneficiarios de un documento técnico elaborado por el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA) y Soluciones Prácticas de Perú, que les facilitará el acceso a buenas prácticas e innovaciones para la gestión integral del recurso hídrico en sus fincas.

Se trata del Inventario de tecnologías de manejo de agua para la agricultura familiar, una herramienta dirigida a agentes de extensión, capacitación y asistencia técnica agrícola, para que en su condición de promotores del desarrollo orienten a los productores de la pequeña agricultura en la adopción de algunas de las 42 tecnologías que presenta la publicación.

Estas tecnologías están agrupadas en tres categorías: recarga hídrica y cosecha de agua en el territorio; tecnologías de cosecha o aprovisionamiento de agua segura en la parcela o cerca de ella; y las de manejo de agua en la parcela.

Le puede interesar: Capacitan sobre aplicación de medidas sanitarias para el comercio agrolimentario

“Las tecnologías inventariadas permiten al productor aumentar la eficiencia del riego a nivel de parcela; optimizar la operación de los sistemas hidráulicos colectivos; reducir la evapotranspiración del sistema suelo-planta; mejorar el afianzamiento hídrico mediante medidas de recarga que facilitan la infiltración en acuíferos, subsuelo y suelo, o mediante cosechas de agua y otras prácticas que mejoran el acceso y protegen la calidad del agua, ya sea para el consumo doméstico, su transformación más eficiente en alimentos o para el uso en actividades económicas complementarias”, explicó el especialista en Agronegocios del IICA, y coautor del documento, Luis Morán.

Según se aborda en la publicación, la agricultura familiar, que por lo general se desenvuelve en pequeñas áreas con baja inversión en riego y producción, y que combina el autoconsumo, la venta a mercados locales y el trabajo familiar, es una de las más perjudicadas por las dificultades de acceso, uso y aprovechamiento del agua. Lo anterior ocasiona pérdidas de cultivos, crianzas y activos; condicionan los volúmenes de producción y la gestión comercial e incrementan los riesgos sanitarios, de higiene y nutrición, entre otros.

Además: Nueva herramienta impulsará emprendimientos de jóvenes rurales

Este artículo está clasificado como: , ,

Comentarios

Para poder comentar debe iniciar su sesión:

INGRESAR