Creciendo desde el intestino: el impacto de la microbiota del cerdo

Soy DIgital

Los productores deben utilizar estrategias nutricionales, con mejoras adicionales en higiene y gestión para abordar la problemática del uso de antibióticos en la producción animal.

La diversidad de la microbiota de un cerdo, o el “ecosistema” de  su intestino, varía a lo largo de las diferentes regiones del tracto gastrointestinal: algunas zonas presentan condiciones menos tolerables y con menor diversidad microbiana en comparación con las regiones más favorables al crecimiento microbiano.

Los desafíos de las prácticas de producción modernas pueden restringir la diversidad de la microflora gastrointestinal, en algunos casos dando lugar a un desequilibrio perjudicial, que puede conducir a un círculo vicioso de colonización y recolonización de patógenos.

Los productores deben utilizar estrategias nutricionales, con mejoras adicionales en higiene y gestión para abordar la problemática del uso de antibióticos en la producción animal.

Puede leer: ¿Qué están respirando sus cerdos?

En un webinar llevado a cabo en conjunto con Pig Progress, el Dr. Richard Murphy, director de investigación en el Centro Europeo de Biociencia de Alltech en Dunboyne, Irlanda, habló sobre la rehabilitación nutricional y la reparación de la microflora intestinal en la producción porcina.

“La salud intestinal y su manejo es un área compleja e intrincada regida por numerosos factores, incluyendo nutrición, microbiología, inmunología y fisiología”, dijo Murphy. “Cuando la salud gastrointestinal se ve comprometida, la digestión de los nutrientes y la absorción se ven afectados, la conversión alimenticia se reduce y la susceptibilidad a enfermedades se agrava, resultando en un impacto económico negativo”.

Diversificar y reparar la microbiota del cerdo para reforzar la inmunidad

Murphy destacó que la diversidad de la microbiota desempeña un papel crítico en la salud intestinal, con microbios beneficiosos que forman una barrera protectora que reviste el intestino impidiendo el crecimiento de bacterias patógenas como Salmonella, Campylobacter, Clostridia y Escherichia, entre otras.

Más: Reconstrucción de instalaciones porcinas

Diversidad microbiana: la clave para la salud intestinal

Murphy presentó cuatro maneras de rehabilitar la microbiota intestinal:

  • Normalizar la microflora intestinal: Mejorar la diversidad microbiana
  • Cambiar el equilibrio: Reducir la carga patógena
  • Romper el ciclo: Disminuir la resistencia antimicrobiana
  • Alimentar la recuperación: Mejorar la digestibilidad de los nutrientes

Una forma de abordar la reparación microbiana es utilizar un suplemento alimenticio que se centre en la diversificación y estabilización de la microflora intestinal. Las fracciones ricas en manano (MRF) aisladas de la pared celular de levadura como ingrediente funcional se usan actualmente para el control microbiano.

“Los efectos de la suplementación de MRF en la salud y el rendimiento se han estudiado de manera exhaustiva, y ha demostrado ser eficaz en la mejora de la ganancia de peso y la eficiencia de conversión alimenticia, además de proteger contra la colonización de patógenos en el intestino”, dijo Murphy.

Le puede interesar: La clave para obtener un cerdo ideal

El rendimiento óptimo del cerdo comienza en el intestino

Al realizar cambios en la diversidad microbiana general dentro del intestino, podemos apuntar a reparar y rehabilitar la microflora intestinal, reduciendo así la carga de patógenos, aumentando la protección a la colonización de patógenos y reduciendo la abundancia de cepas resistentes a los antibióticos.

Mejorar nuestra comprensión de cómo los cambios en la composición bacteriana del tracto gastrointestinal contribuyen a la salud del huésped y el rendimiento es fundamental.

Publicado originalmente en The Alltech Feeding Times

Además: Beneficios de los minerales orgánicos en la dieta de aves y cerdos

Este artículo está clasificado como: , , ,

Comentarios

Para poder comentar debe iniciar su sesión:

INGRESAR