Definen ruta de trabajo para fortalecer sector porcino costarricense

Soy DIgital

Instituciones y sector productivo coordinan acciones en temas de bioseguridad e inocuidad, bienestar animal, promoción de consumo e información para la competitividad.

Con el fin de fortalecer la porcicultura en Costa Rica, el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), con el apoyo de la Cámara de Porcicultores (Caporc), y consultores internacionales, realizó recientemente una mesa de trabajo con el sector porcino que sirvió como marco para definir la ruta que se debe llevar para ser más competitivos ante la apertura de mercados y la globalización.

En coordinación con el sector porcino, se pretende trabajar en cuatro ejes prioritarios: la bioseguridad e inocuidad, bienestar animal, la promoción de consumo y la información con la competitividad. El plan de trabajo se desarrollará bajo la coordinación de la Comisión Nacional Porcina, con la participación articulada de todas las instituciones del Sector Agropecuario.

Según manifestó Bernardo Jaen Hernández, viceministro de Agricultura y Ganadería, el país ha hecho avances importantes en porcicultura como la introducción de genética y mejores prácticas de manejo, lo que ha permitido un incremento en la calidad del producto ofrecido al consumidor.

“No obstante, es necesario mejorar la coordinación entre instituciones gubernamentales y el sector porcicultor, para establecer reglas claras que se enfoquen en mejorar la producción, la salud animal, bajar costos de alimentación y de producción, desarrollo de cortes e incursionar en nuevos mercados”, asegura el jerarca.

Lea además: ¿Qué están respirando sus cerdos?

Las metas del sector porcino costarricense se dirigen hacia el desarrollo de modelos eficientes de producción y de precisión, de acceso a mercados internacionales cada vez más competitivos, mejoras genéticas, la reducción en uso de antibióticos, el bienestar animal, así como la sustentabilidad de la empresas y transformación digital, entre otros.

Para el sector es vital también mantenerse libre de enfermedades, realizar buenas prácticas de producción, calidad e inocuidad y darle valor agregado a la producción. Al respecto, Federico Chaverri, director del Servicio Nacional de Salud Animal (Senasa), asegura que se tiene una carta de presentación sanitaria reconocida por la Organización Mundial de Salud Animal (OIE, por sus siglas en inglés), gracias al esfuerzo que ha hecho el país en el control de enfermedades, así como el trabajo en un plan de trazabilidad y de producción en armonía con el medio ambiente.

“El sector porcino costarricense es muy dinámico, con una genética de alta calidad y muy tecnificado, que produce una carne inocua y de muy alto contenido de proteína”, agregó Jaén Hernández, quien recomienda consumir la carne de cerdo producida en Costa Rica para ayudar al productor nacional.

Por su parte, Alexandra Urbina Bravo, coordinadora del Programa Nacional Porcino, recordó que en el Censo Agropecuario 2014 se identificaron más de 14.355 productores que al menos tienen un cerdo en su finca, pero se estima que alrededor de 3.250 porcicultores producen el 90% de la carne fresca que se envía a las plantas de cosecha, que comúnmente se les ha llamado mataderos, y es consumida en el mercado nacional. “Costa Rica tiene un consumo per cápita de casi 16 kilos, por lo que la porcicultura repercute en la seguridad alimentaria del país”, comentó.

Puede leer: Las recomendaciones que todo criador de cerdos debe conocer

Este artículo está clasificado como: , , , ,

Comentarios

Para poder comentar debe iniciar su sesión:

INGRESAR