El desafío de una acuicultura responsable

Soy DIgital

Mantener la sanidad durante el proceso de producción acuícola minimiza los riesgos a enfermedades.

Francisco Geraldes

Cuando un acuicultor habla de sanidad no solo se refiere a la parte que conlleva la salubridad, también involucra la buena salud de la especie.

La correcta aplicación sanitaria va de la mano con la responsabilidad que tiene el acuicultor con la especie; a esto se denomina acuicultura responsable, en donde se minimizan los riesgos asociados a las enfermedades propias de la especie y de la región en producción.

La acuicultura responsable enfocada al marco de la sanidad se caracteriza por producir en las áreas bajo las leyes requeridas y puestas en vigencia por los gobiernos especializados en el sector acuícola.

Puede leer: ¿Por qué aumentó interés por alimento para acuicultura?

En cuanto a las producciones naturales las enfermedades tienen mayor alcance que en los espacios controlados debido a la densidad en la que son sometidos los peces durante el proceso de producción.

Las enfermedades se pueden generar por diferentes causas biológicas, físico-químico, nutricionales, las enfermedades se presentan por la interacción de los factores ambientales o en algunos casos por la presencia de agentes patógenos tanto nutricionales como inmunológicas.

Las enfermedades que son infecciosas y/o parasitarias debido a su naturaleza son capaces de poder expandirse más allá del sistema de producción (entiéndase cuando no se encuentran presentes de forma larvada en el medio natural), afectando además a las otras instalaciones y especies (en el caso de producir más de una especie y de tener más de un sistema de producción).

Puede leer: ¡Acuicultura nicaragüense en alerta!

La sanidad en los sistemas de producción es responsabilidad de los productores y la empresa productora acuícola en donde se pueden incluir además las organizaciones del estado especialistas en el tema.

En cuanto a las instalaciones y los residuos que generan los cuales se pueden eliminar o transmitirse al exterior por los mismos patógenos, se debe establecer sistemas de biocontención tanto de afluentes como de residuos (principalmente cuando se tratan de peces muertos o de restos biológicos que puedan ser dispensadores de patógenos al medio).

Conocer la conducta y la anatomía propia de la especie le permitirá identificar la presencia de cualquier enfermedad a los que pueda ser expuesto el pez. Durante el proceso de producción la pronta detección e identificación de estos invasores le permitirá al piscicultor tomar las medidas apropiadas para prevenir la propagación o erradicar la misma en el caso de las enfermedades de origen infecciosas.

Puede leer: El rápido desarrollo de la acuicultura impulsa el aporte de micronutrientes del pescado

Es por ello que dentro de los procedimientos básicos se debe de tener bien presente, en primer lugar de ser necesaria la sanidad del animal. La higiene que se realice en los estanques o durante la manipulación de la especie es primordial al momento de considerar un problema de salud en el pez.

Que los peces tengan su certificación sanitaria, que en el lugar en donde se esté produciendo la especie se practique la cuarentena para la introducción de nuevos compañeros, tener en regla y bien especificado los correctos procedimientos en caso de aparición de peces muertos o con un comportamiento anormal.

De igual forma detallar el proceso sanitario del área productiva y/o entorno, así como los métodos a seguir en caso de que se tenga que controlar la entrada de posibles organismos patógenos. Dentro de las enfermedades comunes que pueden afectar a la especie se clasifican principalmente en infecciones y no infecciosas.

Puede leer: El Salvador fue sede del primer Encuentro regional infantil sobre la pesca y acuicultura

Este artículo está clasificado como: , , , ,

Comentarios

Para poder comentar debe iniciar su sesión:

INGRESAR