El camino de las materias primas

Boris Rios

Enero registró un aumento repentino de las cotizaciones internacionales del azúcar y aumentos drásticos de los precios de exportación en cererales y aceites.

Los episodios de subidas bruscas de los precios de los alimentos son importantes por sus posibles repercusiones en la seguridad alimentaria. Las incógnitas derivadas de la situación geopolítica y del clima, así como las respuestas de los gobiernos, exacerbarán probablemente estos episodios en el futuro, por lo que aumentará también la probabilidad de que se registren subidas bruscas en los precios.

De acuerdo a la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agrocultura (FAO), el índice de precios de los alimentos, se situó en enero de 2017 en un promedio de 173,8 puntos, es decir, 3,7 puntos (o un 2,1 %) por encima del valor revisado de diciembre.

A este nivel, el índice se encuentra en su valor más elevado desde febrero de 2015, y ha subido 24,5 puntos (un 16,4 %) desde el mismo período del año pasado. Este fuerte repunte del valor del índice en enero obedeció a un aumento repentino de las cotizaciones internacionales del azúcar y aumentos drásticos de los precios de exportación tanto de los cereales como de los aceites vegetales.

Lea también: Las oportunidades del e-commerce

Los mercados de carne y productos lácteos se mantuvieron más estables. Ante este escenario, ¿cómo se anticipa el panorama 2017 de las materias primas agrícolas para la región? A continuación una radiografía.

El Salvador

Una zafra no tan dulce

El rubro azucarero es el sector que registra el incremento más alto del salario mínimo en El Salvador, pasando de US$109.20 a US$224, un alza del 105.13% y puesto que al menos el 70% de la producción se cortará con el nuevo salario, los costos se incrementarán para la mayor parte de la cosecha.

Julio Arroyo, director ejecutivo de la Asociación Azucarera, detalló que los incrementos en los costos de producción de caña de azúcar serán muy significativos y podría inviabilizar la producción de caña para muchos agricultores. “La caña de azúcar es un cultivo intensivo en uso de mano de obra y de generación de empleo, tanto en época de mantenimiento como de cosecha del cultivo. Los incrementos establecidos duplican los costos de mano de obra en la cosecha y aumentan en 65% los costos de mano de obra en labores de cultivo, en relación a los salarios mínimos vigentes hasta 2016. Este cambio incentivará a la mecanización del sector, especialmente en labores de cosecha”, explicó Arroyo.

Lea también: La modernidad tocó al azúcar

Según el experto, los precios del azúcar en el mercado internacional incrementaron en la temporada 2015-2016 y las proyecciones para el año 2016-2017 es que se mantendrán al alza. “Por un lado, el consumo esperado en el mundo es mayor que la producción estimada, resultando en el segundo año consecutivo de déficit. Por lo tanto, los inventarios globales se reducirán este año nuevamente”, sostuvo.

Los cambios de precios del azúcar tienen una variabilidad marcada en función de las alzas y bajas dependientes de las expectativas de producción y consumo; y factores tales como tipo de cambio de las monedas en los principales países productores y consumidores, efectos y expectativas climáticas; petróleo y fletes, y ahora en El Salvador, también el incremento al salario mínimo.

En cuanto al consumo de esta materia prima, de acuerdo a las estimaciones del Consejo Salvadoreño de la Agroindustria Azucarera, en el año 2016-2017 será de aproximadamente 275 mil toneladas métricas, ligeramente inferior al año anterior.

Lea también: Caso de éxito ingenio La Cabaña

Guatemala

Ausencia de lluvias impactará al maíz

El maíz es la base alimentaria de los guatemaltecos. Provee 38% de las necesidades nutricionales mediante proteínas y calorías, y según el Ministerio de Agricultura Ganadería y Alimentación, anualmente, cada habitante consume cerca de 2.2 quintales de maíz. En los últimos años, la producción ha crecido: para la cosecha 2015-2016 se previó una producción de 40.8 quintales, 2.2% más que en la etapa anterior.

La disminución de las lluvias registrada en lo que va de la década ha impactado en la producción de regiones como el Occidente del país, según Emmanuel López, responsable de desarrollo y promoción en nutrición para cultivo de café y granos básicos, en Arysta.

“Ante la disminución de las lluvias, las perspectivas para sembrar en Chiquimula, Zacapa e Izabal, seguirán bajando. Este es un comportamiento que se observa desde 2010 hasta la fecha; los porcentajes de disminución han sido de entre 10 y 15%”, dijo López.

Lea también: ¿Cómo aumentar la producción de granos?

Debido a la falta de lluvia, se estiman variabilidades en los precios del quintal de maíz guatemalteco y un importante ingreso del grano mexicano, el cual suplió la demanda ante la escasez de semillas para sembrar la cosecha de segunda y generó una merma en el grano proveniente de Petén y la franja transversal del norte, que suman el 50% de la producción total en el país el año pasado.

López consideró que los precios irán al alza ante el panorama de inestabilidad en las lluvias y la reducción de las áreas de cultivo, por lo que recomendó sembrar con las primeras precipitaciones. “Tienen que hacerlo en cuanto comience a llover, no deben esperar a que se humedezca la tierra porque no hay certeza de la constancia de las lluvias”, concluyó.

Honduras

Desplome de precios del cacao

El precio internacional del cacao de futuro cerró en diciembre de 2016 en US$ 2.295,31 la tonelada según cifras de la Organización Internacional del Cacao (ICCO). A febrero de este año los contratos de futuros de cacao, continuaban a la baja.

Lea también: Variedades mejoradas de cacao para mejorar producción

De acuerdo con expertos, los futuros del cacao denominados en dólares en Estados Unidos se vieron presionados por el fuerte desplome de la libra frente al dólar, sumado a que el gobierno del máximo productor, Costa de Marfil, alcanzó un acuerdo para desactivar un alzamiento militar.

Entre tanto, el cacao para marzo en Londres bajó 40 libras, o 2.2%, a 1,781 libras por tonelada, indicó la ICCO. Pese a este panorama, la Asociación de Productores de Cacao de Honduras (Aprocacaho), estima que la cosecha aún con los problemas de sequía y el entorno internacional, producirá un 10% más que en 2016 que fue de 1.500 toneladas métricas.

Aníbal Ayala, presidente de Aprocacaho, mencionó que “aunque internacionalmente el cacao ha bajado sus precios en la bolsa de New York, no habrá cambios de precio para el cacao que producen nuestras organizaciones, porque ya tenemos asegurado contratos y precios para este año”.

Lea también: Honduras se plantea exportar cacao a Japón

No obstante, no descartó que lo que si pueda impactar al sector en el país centroamericano es una baja en la producción, por causa de la sequía, ya que no se cuenta con mecanismos como sistema de riego en las áreas de producción.

Por otro lado, Honduras por ser un país de muy poco consumo (1%) tiene una gran demanda de los países de la región como Guatemala que es alto consumidor por tener una población con un 70% de origen indígena, sumado a que ellos no cuentan con suficiente área de producción de cacao.

El Salvador produce apenas 70 toneladas métricas y consumen más de 800 toneladas métricas y son importadas de Honduras, por su parte en Nicaragua el déficit es alto. Según Aprocacaho, Honduras por ser uno de los productores regionales de cacao con alta calidad, para este año ha llamado la atención de inversionistas internacionales que se han mostrado interesados en sembrar este producto.

Lea también: Centroamericanos se reúnen para impulsar producción de cacao

Costa Rica

Bajará producción cafetalera

De acuerdo con datos de un reciente reporte de la Organización Internacional del Café (ICO, por sus siglas en inglés) se estima que la producción de café en Costa Rica bajará un 9% en el período 2016-2017, con una producción de 1,5 millón de sacos. Mientras que en el Instituto del Café de Costa Rica (Icafé) estiman el porcentaje de baja en 6,4% respecto del año productivo anterior, lo cual se considera normal porque en la producción cafetalera suele darse una baja leve tras un año con buenos números.

El precio mínimo de recolección del grano se deberá pagar a US$1,7 la cajuela (medida de un canasto común), de acuerdo con el monto para esa unidad fijado por el Ministerio de Trabajo de Costa Rica para el segundo semestre de 2016.

Según datos del Icafé, en Costa Rica se consume el 15% del café que se produce, el resto se exporta. La Promotora de Comercio Exterior de Costa Rica (Procomer) explicó que por ley, el país solamente produce café de la variedad Arábica, lo que le permite competir en mercados de mayor valor, que demandan altas cualidades de sabor y calidad del fruto, los cuales también constituyen segmentos cada vez más saturados o competitivos.

Lea también: Aromático para las grandes ligas

Los cultivos de Robusta disminuyen con respecto a los de Arábica. Aunque el café costarricense sea reconocido en los principales mercados de consumo, es necesario fortalecer los esfuerzos por aportar mayor valor agregado en relación con empaque, presentación, certificaciones de calidad o mercadeo sobre los atributos de origen.

Asimismo en Procomer recomiendan mantenerse al tanto sobre nuevas tendencias en el consumo de esta bebida. Por ejemplo, el cada vez mayor uso de café encapsulado (utilizado en máquinas expendedoras personales) o en presentaciones individuales listas para ser tostadas directamente por el consumidor en su hogar, entre otros.

Panamá

Importaciones asfixian al sector arrocero

Los productores de arroz dieron detalles sobre la situación que enfrenta el sector, el cual se está viendo afectado por factores climáticos, las importaciones, entre otros. Gabriel Araúz, presidente de la Asociación de Productores de Arroz de Chiriquí (APACH), indicó que el sector arrocero a nivel nacional sufre cuantiosas pérdidas, producto de las importaciones.

Lea también: Ofrecen charlas sobre clima a arroceros costarricenses

En enero las autoridades se comprometieron a destinar 18 millones de dólares para la compra de 50.000 toneladas de arroz de producción nacional. La Unión Nacional de Productores Agropecuarios de Panamá (Unpap), exigió “un cambio profundo” en la política de abastecimiento alimentario, porque les “llama poderosamente la atención” que se haga importaciones de arroz en momentos de la cosecha nacional, lo que amenaza con “quebrar” a los arroceros.

No obstante, de acuerdo al índice de precios de los alimentos de la FAO se espera que la producción de arroz alcance un nuevo récord este año, con casi 496 millones de toneladas, debido a las condiciones meteorológicas favorables en gran parte de Asia y con más agricultores estadounidenses pasándose a su cultivo como resultado de un precio relativo más atractivo.

Lea también: Calibración de cosechadoras es clave para prevenir pérdidas en arroz

Este artículo está clasificado como: , , , , , , , , , , , , ,

Comentarios

Para poder comentar debe iniciar su sesión:

INGRESAR