Virus de yuca carnívoras empuja al oeste de África

Los científicos están luchando para contener un virus come la carne a través de las plantaciones de yuca de África, y tiene como destino al mayor productor y consumidor del mundo, Nigeria.

CIAT

África, 07 de mayo de 2013. La epidemia devastadora de la enfermedad de la raya marrón de la yuca (CBSD) ya ha dejado al otro lado del continente, con reportes de nuevos brotes en DR Congo – el tercer mayor productor del mundo – y Angola, donde la producción se ha disparado en los últimos años. Alrededor de 300 millones de personas en el África subsahariana dependen de yuca, donde es un alimento básico vital y la segunda fuente más importante de hidratos de carbono.

Poco conocido hasta fecha tan reciente como 2003, CBSD de repente se ha convertido en el virus de la yuca más peligroso de África, con el potencial de acabar con cosechas enteras. Un asesino invisible, la enfermedad consume las raíces de yuca, mientras todavía están en el suelo, sin producir síntomas visibles en el resto de la planta. Sólo en la cosecha que los agricultores descubren las deterioradas raíces comestibles que, cuando se abre, se revelan marcas de manchas marrones de carne destruida que dan a la enfermedad su nombre.

"La yuca es ya muy importante para África y está preparada para desempeñar un papel aún mayor en el futuro", dijo Claude Fauquet del CIAT, y un coordinador de la Asociación Mundial de Yuca para el siglo 21 (GCP21), una alianza entre el mundo de los principales científicos de yuca, los donantes y el sector privado, que declaran la guerra a la CBSD y otras enfermedades de la yuca en la semana de la conferencia de la Fundación Rockefeller Center Bellagio en Italia, que comienza hoy. "Estamos particularmente preocupados de que la enfermedad podría propagarse a África occidental y en particular Nigeria – el mayor productor y consumidor mundial de yuca – porque Nigeria sería una puerta de entrada para una invasión de África Occidental, donde alrededor de 150 millones de personas dependen del cultivo".

Así como un alimento básico, el almidón de yuca se utiliza para fabricar biocombustibles, papel, e incluso cerveza. Nigeria es el primer país de África para tratar de aprovechar el potencial de la yuca para la producción de almidón industrial, con el aumento de las inversiones de las fábricas de procesamiento de almidón extranjera abastecen la industria del almidón global. Nigeria espera imitar el éxito de los países en el sudeste de Asia, donde la industria del almidón de yuca impulsada ahora genera USD $ 5 mil millones al año, empleando a millones de pequeños agricultores y numerosos elaboradores en pequeña escala.

Los científicos han atribuido el auge repentino de CBSD en África, a una explosión en el número de moscas blancas – los insectos que transportan el patógeno e infectan las plantas de yuca mientras se alimentan de la savia o floema. Una plaga persistente, las poblaciones de mosca blanca se han disparado en la región en los últimos años, las cuales los científicos las han vinculado al aumento de las temperaturas resultantes en las condiciones de cría más favorables.

"Estamos acostumbrados a ver sólo tres o cuatro moscas blancas por planta, y ahora estamos viendo miles", dijo James Legg, experto yuca en el Instituto Internacional de Agricultura Tropical (IITA). "Literalmente tienes una situación donde los seres humanos compiten por la comida de moscas."

La difusión puede ser acelerada por los seres humanos también, a través del movimiento y la siembra de esquejes infectados, la forma más común para propagar la yuca. Mientras que los científicos señalan que tomaría varios años para que la enfermedad se propague por todo el continente a través de la mosca blanca solo, el movimiento de estacas de yuca podría desencadenar brotes en nuevas áreas durante la noche.

Esta es una noticia preocupante para la yuca, defendido regularmente aquí como la "raíz Rambo" por su extraordinaria capacidad de sobrevivir a temperaturas extremas y tolerar suelos pobres. La investigación del CIAT publicada el año pasado, mostró que podría ser el mayor cambio climático en los cultivos resistentes que los agricultores africanos pueden plantar, si son susceptibles a plagas y enfermedades que pueden abordar con eficacia. Así como el CBSD, los científicos también se centrarán en la enfermedad del mosaico de la yuca, el cual ha afectado a África por más de un siglo, provocando cada año pérdidas en la región de 50 millones de toneladas.

La reunión GCP21 en Bellagio, "Declarando la guerra a los virus de la yuca en África", tendrá como objetivo acelerar la investigación para encontrar soluciones duraderas. Estos incluyen la cría selectiva para desarrollar variedades de yuca con mayor resistencia a las enfermedades, como los recientemente lanzados en Tanzania. También implicará volver a América del Sur, donde se originó la yuca, y el trabajo con los científicos para la explotación del banco de germoplasma de yuca en el CIAT en Colombia – en el mayor archivo de muestras de yuca en el mundo – con el fin de encontrar y desarrollar plantas de yuca genéticamente superiores que son completamente resistentes a la CBSD y otras enfermedades.

"Es hora de que el mundo vuelva a calibrar sus prioridades científicas", continuó Fauquet. "La yuca tiene el mayor potencial para reducir el hambre y la pobreza en África – más que cualquier otro cultivo -, pero estas enfermedades son rendimientos paralizantes y la destrucción de este potencial. Tenemos que tratar a los virus CBSD y otros destructivos como la viruela de la yuca. Enfermedades formidables, pero las amenazas que podemos erradicar si todos trabajan juntos ".

Los participantes en la conferencia también analizarán el desarrollo de una estrategia regional para poco a poco, pueblo por pueblo, donde los agricultores reemplacen las plantas de yuca existentes infestadas con variedades libres de virus y resistentes, así como las formas de control de la mosca blanca que son rentables y ambientalmente sostenibles. También tendrá en cuenta la necesidad de nuevas investigaciones sobre la amenaza potencial que enfrentan los productores de yuca de África desde la introducción de nuevas plagas y enfermedades de otros lugares.

"Es una historia de dos continentes", dijo Joe Tohme, director del Área de Investigación de Agrobiodiversidad del CIAT, quien conjuntamente coordina con GCP21. "Hemos visto en el reciente pasado muy la devastación causada cuando "saltan" las plagas de yuca de América Latina a África, así que tenemos que ser realistas y planear para la inevitabilidad de los brotes de nuevas enfermedades en África mediante el desarrollo de plantas resistentes a la enfermedad de la piel de la rana; por ejemplo, una enfermedad viral importante de la yuca en América del Sur, que por suerte, no está presente en África. Los eventos pasados ​​muestran muy claramente que a pesar de que estos dos continentes están muy separados, las plagas y enfermedades de la yuca de alguna manera, eventualmente, encontrarán una manera de ir de uno a otro ".

*Versión original en ingles en CIAT.

Comentarios

Para poder comentar debe iniciar su sesión:

INGRESAR