FAO insta a adoptar modelo de agricultura sostenible

Soy DIgital

"Ahorrar para crecer" está enfocado en una agricultura respetuosa con el medio ambiente y sostenible dirigida a intensificar la producción, proteger y mejorar la base de recursos naturales de la agricultura y reducir la dependencia de los insumos químicos.

Raquel Fratti

El cultivo de los cereales más importantes del mundo puede realizarse de manera que respete e incluso promueva los ecosistemas naturales, según una publicación de la FAO. El maíz, arroz y trigo representan cerca del 42,5 por ciento de las calorías y el 37 por ciento de las proteínas que se consumen en el mundo.

El modelo de “Ahorrar para crecer”, defendido por la FAO, reúne un conjunto de técnicas que tratan de sacar provecho de los procesos biológicos y los ecosistemas naturales para producir más con menos.

La FAO insiste en que el modelo se está empleando con éxito para producir los principales cereales, señalando el camino hacia un futuro de intensificación sostenible de la agricultura y ofreciendo orientación práctica sobre cómo el mundo puede desarrollar su nueva agenda de desarrollo sostenible.

Puede leer: Producción sostenible es el mejor amigo de la alimentación en el futuro

“Los compromisos internacionales para erradicar la pobreza y hacer frente al cambio climático requieren un cambio de paradigma hacia una agricultura más sostenible e inclusiva, capaz de obtener mayores rendimientos a largo plazo”, dijo el director general de la FAO, José Graziano da Silva, en el prólogo.

Da Silva mencionó a los dos recientes y emblemáticos acuerdos mundiales: los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), que pide la erradicación del hambre, y el Acuerdo de París sobre el cambio climático (COP21), como ejemplos de la necesidad de innovación inclusiva en los sistemas alimentarios.

La base productiva de las cosechas mundiales de cereales es cada vez más precaria, en medio de señales de agotamiento de las aguas subterráneas, contaminación ambiental, pérdida de biodiversidad y otros problemas. Mientras que la producción mundial de alimentos tendrá que aumentar en un 60 por ciento para alimentar a la población en 2050, haciendo aún más urgente que los pequeños agricultores que producen la mayor parte de cultivos del planeta tengan la posibilidad de hacerlo de forma más eficiente y sin que aumente aún más la deuda ecológica de la humanidad.

Puede leer: Agricultura sostenible se asoma en Honduras

Este artículo está clasificado como: , ,

Comentarios

Para poder comentar debe iniciar su sesión:

INGRESAR