Iniciativa de agricultura indígena adaptada al cambio climático gana premio internacional

Editorial ProAgro

Participaron más de 36 proyectos de más de 14 países, incluyendo Holanda, España, Israel y Costa Rica. El proyecto ganador busca apoyar la seguridad alimentaria de las comunidades indígenas costarricenses Bribrís y Cabécares.

El proyecto “Agricultura familiar indígena resiliente a los efectos del cambio climático”, de Fundecooperación para el Desarrollo Sostenible, en alianza con el Instituto de Desarrollo Rural (Inder), ha sido galardonado con el Premio Innovagro 2019 en la categoría de innovación social; con el objetivo de destacar el valor del conocimiento ancestral como acción de adaptación al cambio climático, y como medio de fortalecimiento a las acciones en las poblaciones indígenas, específicamente en las comunidades Bribrís y Cabécares.

El premio fue entregado en el IX Encuentro Innovagro 2019: Ruta de Innovación. Seminario Internacional sobre Bioeconomía circular y Ecosistemas de Innovación y Asamblea de Innovagro, que se celebró en Córdoba, España, del 11 al 14 de junio del presente año.

Marianella Feoli, directora ejecutiva de Fundecooperación, explica que “el proyecto forma parte del programa Adapta2+, el cual busca reducir la vulnerabilidad y mejorar la resiliencia de las comunidades con mayor riesgo a los efectos del cambio climático; así como regresar a las prácticas agrícolas propias de estas comunidades”.

Además: Beneficios con mitigación de gases de efecto invernadero podrían ser financiados

Además, el proyecto buscó apoyar la seguridad alimentaria de las comunidades indígenas en Talamanca, frente las afectaciones del clima, que alteran de manera especial los cultivos de plátano, banano, cacao, fincas integrales y otras plantaciones de la zona.

“Esto implicó un fuerte proceso de aprendizaje y sensibilización, por un lado a la población indígena acerca de los efectos del cambio climático para que conocieran los riesgos que significaba utilizar algunas prácticas, y por otro lado, con el apoyo de mediadores culturales, fue un proceso de aprendizaje de nuestra parte y de todos los que participaron en el proyecto para conocer y entender mejor las prácticas ancestrales, lo cual fue un factor social muy importante en el proyecto”, mencionó la directora ejecutiva.

Alvaro Eyzaguirre (Fundación de la Innovación Agraria de Chile), Johhny Campos, (Fundecooperación) y Enrique Quezada (Universidad de Córdoba, España)

Se desarrollaron 17 prácticas para la adaptación, dentro de las cuales se contemplan las tradicionales y no tradicionales; tales como la conservación de la finca integral, la evaluación de las fincas antes los riesgos y amenazas del cambio climático, la reducción de emanación de gases de efecto invernadero, registros de los cambios en el clima y proyección y conservación de fuentes de agua.

Lea también: Porcicultores costarricenses se comprometen con programa ecológico

En cuanto a los resultados, el proyecto mostró aspectos sumamente positivos para la correcta implementación y manejo de las fincas de producción. Algunos de los principales puntos a destacar, tanto desde la perspectiva cualitativa como cuantitativa, son:

Resultados proyecto Agricultura familiar indígena

Los resultados obtenidos han sido gracias a la alianza de diferentes organizaciones, como el Ministerio de Planificación (Mideplan), el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), la Cooperación Española, la Dirección de Cambio Climático y Fundecooperación para el Desarrollo Sostenible, mediante el Programa Adapta2+, bajo el financiamiento del Fondo de Adaptación, quienes, de la mano del Inder, han sido parte activa de la implementación de las mismas en los territorios indígenas, gracias a la organización que lidera las acciones en las comunidades.

Más información: Unión Europea financia proyecto para siembra y cosecha de agua en Guanacaste, Costa Rica

Este artículo está clasificado como: , , , ,

Comentarios

Para poder comentar debe iniciar su sesión:

INGRESAR