Innovación agrícola en la producción de tomate

Redacción ProAgro

El consorcio de tomate del PRIICA en Honduras, ejecutado por Dicta, benefició a 200 productores y productoras.

Los productores de la zona central de Honduras lograron transformar la producción de tomate por medio de investigaciones e innovación tecnológica enseñada por expertos nacionales, como parte de los alcances de un proyecto centroamericano ejecutado por técnicos locales con el apoyo de la cooperación internacional.

Muchos ensayos se han realizado en los países latinoamericanos en cuanto al tema de investigación agrícola, sin embargo, los productores han tenido problemas al aplicarlo en el campo.

El Programa Regional de Investigación e Innovación por Cadenas de Valor Agrícola (PRIICA) es una iniciativa impulsada por la Unión Europea y el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA) en Honduras.

Lea también: Honduras registra millonaria exportación de tomate

Este programa es ejecutado en el país por técnicos de la Secretaría de Agricultura y Ganadería (SAG) por medio de la Dirección de Ciencia y Tecnología Agropecuaria (Dicta) con productores de tomate de comunidades y municipios del departamento de Francisco Morazán y de Danlí.

Dos logros destacados que se pueden mencionar de este programa con presencia en el istmo son la investigación de variedades de semilla de tomate y la utilización de la agricultura protegida, es decir, la instalación de macro túneles.

El tomate en Honduras forma parte de la cadena de hortalizas y su producción y exportación representa un intercambio comercial importante en Centroamérica. Según expertos, el consumidor local prefiere el tomate, pera y manzana.

Lea también: ¡Conozca el súper fertilizante para la nutrición del tomate!

En Honduras, los productores exportan el rubro por medio de importantes empresas agrícolas, pero el PRIICA está enfocado en atender a los pequeños productores para contribuir con su seguridad alimentaria y la disponibilidad de alimentos.

El programa para apoyar a los pequeños productores, estableció con ellos una organización denominada “Consorcios”. El consorcio de tomate es dirigido por la técnico de Dicta, Karen Velázquez.

El consorcio de tomate se inició en la comunidad de El Coyolito, el municipio de la Villa de San Francisco, departamento de Francisco Morazán, extendiéndose a otras zonas de este lugar. Cabe señalar que el país no cuenta con variedades de semilla de tomate, solo de híbridos, por ende los productores de bajos ingresos no tienen acceso a comprar semilla en el mercado nacional.

Lea también: Semilla mejorada de tomate es lanzada en Costa Rica

El consorcio de tomate logró con éxito validar tres tipos de variedades de semilla, realizando pruebas de adaptación. Ahora los productores, afirmó Velásquez, ya pueden establecer huertos en sus casas y usar las variedades de semilla contribuyendo al componente nutricional en su dieta alimentaria.

La técnico de Dicta explicó que las investigaciones de tomate se iniciaron con 11 variedades traídas de Panamá, Nicaragua y otras proporcionadas por la Fundación Hondureña de Investigación Agrícola (FHIA). Luego de realizar los procesos de adaptación, tres variedades tuvieron excelentes resultados de un total de 11.

Estas variedades estarán disponibles para los productores de manera más extendida el próximo año, y las zonas donde se podrán sembrar oscilan entre 1.400 a 1.600 metros de altura sobre el nivel del mar, o sea en lugares templados, no en zonas secas.

Lea también: Estudios arrojan mejoras en productos agrícolas hondureños

Este artículo está clasificado como: , , , , , , , ,

Comentarios

Para poder comentar debe iniciar su sesión:

INGRESAR