La soledad del agricultor costarricense

Sergio Zuniga

Por: Armando Quesada Webb, periodista

Entre abril y junio de este año tuve la oportunidad de realizar un reportaje para el Semanario Universidad acerca de un tema que, a pesar de su importancia, ha sido prácticamente ignorado por lo círculos especializados del país: el envejecimiento y la falta de relevo generacional en el agro costarricense.

  La gran cuestión del trabajo era entender por qué una profesión que ha sido tradicionalmente familiar y hereditaria está siendo renunciada por los jóvenes y, por lo tanto, trabajada mayoritariamente por personas de edad avanzada. Después de visitar a varios agricultores y conversar con ellos entendí la respuesta: la agricultura está más empobrecida que nunca antes y los productores se sienten abandonados por todas aquellas instituciones encargadas de su bienestar y progreso.

         Vivimos en una época donde ser agricultor se está volviendo sinónimo de pobreza y se está dejando a un lado a los pequeños y medianos productores a favor de las grandes empresas extranjeras de monocultivo. Hay pocos estímulos para que los jóvenes rurales quieran continuar con el trabajo de sus padres, y por eso no debería extrañar a nadie que cada día menos de ellos quieran ser agricultores.

Leer: Nueva generación de agricultores climáticamente inteligentes

Me resultó impresionante cómo todos los productores agrícolas que visité respondían de manera casi idéntica cuando yo les preguntaba por las dificultades actuales de su oficio. Todos citaban a los intermediarios, el aumento de los costos, la falta de apoyo del gobierno, entre otras. Da mucho en qué pensar cómo cuatro personas de diferentes zonas del país y que siembran productos distintos viven con inconvenientes tan parecidos. Esto apunta a que se trata de una problemática nacional, y no sólo de un par de casos aislados. Además, todos ellos titubeaban cuando yo les preguntaba sobre el futuro, ninguno estaba seguro de qué pasaría con sus fincas en algunos años, cuando ellos no fueran capaces de seguir trabajando.

Es fundamental tener en cuenta que este “abandono” del gobierno del que hablan los agricultores no es culpa únicamente de la administración actual, sino una circunstancia que se viene dando desde los años ochenta, aproximadamente desde los programas de ajuste estructural de Luis Alberto Monge, que recortaron considerablemente las asistencias del Estado en diferentes sectores.  Es decir, ha sido un proceso de 25 ó 30 años de precarización de la agricultura que no se resolverá de un día al otro.

Además: Cinco medidas agrícolas básicas para producir con eficiencia

Aunque la mayoría de los datos que recolecté pueden parecer muy negativos, sería un error asumir que todo está perdido. Realizando esta investigación entendí que sí hay jóvenes interesados en la agricultura, así como funcionarios públicos con un auténtico interés en promover el desarrollo de este oficio, pero integrar a las nuevas generaciones en la agricultura es un gran reto por la cantidad de obstáculos presentes.

Distintos expertos del Ministerio de Agricultura estaban de acuerdo en que se debe realizar una articulación de instituciones para lograr encadenamientos que le permitan a la juventud incorporarse en la agricultura. Esto abarca desde capacitaciones profesionales hasta facilidad para acceder a préstamos, todo con el fin de posibilitar el emprendedurismo, cuya clave está en el acompañamiento.

Relacionado: Cinco claves para llevar al éxito una empresa familiar agropecuaria

Si se otorgan impulsos y se le da prioridad al productor nacional en el mercado, es posible que el país se encamine hacia una mejora en las condiciones de los agricultores, y se logre volver a dignificar este oficio. Así se puede evitar la propagación de este rompimiento generacional que amenaza a la agricultura nacional. Es vital que Costa Rica no abandone su tradición agrícola, porque de esta depende nuestro país.

*El reportaje al que hace referencia el autor está publicado en el siguiente enlace.

Este artículo está clasificado como:

Comentarios

Para poder comentar debe iniciar su sesión:

INGRESAR