Lo que debe saber sobre el e-commerce agrícola

Soy DIgital

Un 5% del comercio agrícola de la región se realiza utilizando plataformas electrónicas y las transacciones de productos con valor agregado son las más comunes.

Javier Barahona

El comercio en general crece año con año, al igual que el comercio de productos agrícolas y agroindustriales. Del año 2000 al 2014, el comercio de la región centroamericana en general creció en un 156% pasando de US$11.500 millones a US$29.500 millones (de 14,2 millones a 29,5 millones de tm). Por su parte el comercio agrícola creció 165% pasando de US$5.385 millones a US$14.283 millones (de 9,6 millones a 18,2 millones de tm) para este mismo periodo. Cabe destacar que estos datos son propios de las exportaciones de los países de la región, sin incluir sus respectivos comercios internos, los cuales, por su naturaleza son mucho mayores.

Debido a la revolución tecnológica que ha venido experimentando el sector de las telecomunicaciones, una de las modalidades que ha venido ganando auge dentro del comercio tanto a nivel mundial como en la región, es el comercio electrónico. Se estima que un 5% del comercio agrícola de la región se realiza utilizando plataformas electrónicas.

Se entiende por comercio electrónico a la compra o venta de bienes o servicios realizada a través de redes informáticas por métodos específicamente diseñados para recibir o colocar pedidos. Aún cuando los pedidos de bienes o servicios se reciben o colocan electrónicamente, no es necesario que el pago y la entrega o prestación final de los bienes o servicios se realicen en línea.

Puede leer: AmCham protesta por políticas de comercio restrictivas ticas

El comercio electrónico B2B o Business to Business (negocio a negocio), tiene como característica que la transacción comercial únicamente se realiza entre empresas que operan en internet, lo que quiere decir que no intervienen consumidores. Existen tres modalidades de este tipo de comercio: el mercado controlado que únicamente acepta vendedores en busca de compradores; el mercado en el que el comprador busca proveedores; el mercado en el que los intermediarios buscan que que se genere un acuerdo comercial entre los vendedores y los compradores.

Comercio electrónico B2C o Business to Consumer (negocio a consumidor). Es aquel que se lleva a cabo entre un negocio, empresa o tienda virtual y una persona interesada en comprar un producto o adquirir un servicio. Entre sus ventajas está que el cliente puede acceder a la tienda virtual desde cualquier lugar a través de un dispositivo electrónico, lo que facilita una compra cómoda y rápida; se tienen actualizadas las ofertas y los precios de manera constante para la comodidad del cliente; el soporte al cliente se puede proporcionar de manera directa por medios como el chat en vivo, redes sociales, correo electrónico o Skype. Acá participan los intermediarios online (plataformas de comercio electrónico), quienes facilitan las compras entre los clientes y las tiendas virtuales, a cambio de un pago. Las empresas facilitan a los usuarios que interactúan en áreas similares de interés, y que además incluyen un sistema de pago.

La seguridad en la calidad y entrega de los productos; la confianza en las transacciones; y el volumen de operaciones, son factores que determinan a los mejores sitios de comercio electrónico. Sin embargo es importante notar que en estas plataformas, es muy escasa la comercialización de productos agrícolas. Solo en un par de ellas, se contiene alguna sección de alimentos, y estos están más relacionados con productos procesados de alta calidad.

Puede leer: Organizaciones internacionales reforzaron el comercio agroalimentario

Adicional a las plataformas de B2C, el sector productivo de la región puede optar por desarrollar sus propias plataformas electrónicas o sitios web en donde se dan a conocer sus productos, precios, formas de pago, entregas y todo lo relacionado para el intercambio comercial. En los diseños de web, se pueden incorporar los propios sistemas de pago en línea (mediante el uso de tarjetas de crédito) o establecer un sistema tradicional de pago. Existe personal muy calificado en la región en cuanto al desarrollo de este tipo de tecnologías. Por otro lado, todas las empresas exportadoras cuentan con un sitio web, sin embargo, este parece ser un simple requisito a seguir; ya que en la mayoría de los casos, no se le da la debida importancia que tiene este tipo de herramientas poderosas para desarrollar todo un plan de marketing para la comercialización tanto interna como externa.

Los elementos claves dentro del comercio electrónico son: la seguridad de la que debe gozar el comprador en cuanto a adquirir la calidad del producto que realmente desea; el costo del producto puesto en puerta del comprador, conlleva un costo adicional que debe considerarse y que corresponde al transporte y administración de la distribución; la seguridad que debe sentir el comprador en las transacciones electrónicas. Además la seguridad que pueda tener el comprador de poder hacer reclamos o exigir devoluciones, si el producto que recibe no es realmente lo que esperaba.

Si va a diseñar una plataforma con sistema de pago en línea, se debe buscar apoyo de expertos en esta área. Hoy en día, los sistemas financieros proporcionan este tipo de asistencia que garantizan la seguridad en las transacciones electrónicas. No olvidar facilitar dentro de la web o plataforma, un sistema de quejas y reclamos que les permita a los consumidores o compradores poder hacer reclamos o exigir devoluciones.

Puede leer: Entidades internacionales se reunieron para capacitar en temas de comercio

Este artículo está clasificado como: , , ,

Comentarios

Para poder comentar debe iniciar su sesión:

INGRESAR