¿Cómo manejar las enfermedades en el arroz?

Soy DIgital

La correcta aplicación de los agroquímicos y un buen manejo durante todo el proceso del cultivo son factores claves que pueden frenar el avance de plagas, enfermedades y bacterias en el arroz.

Jessie Ampié, Karla Aguilar y Geraldine Varela

Para German Benavides y el resto de productores arroceros la aparición de hongos como pyricularia y plagas como el chinche, Sogata, Sigatoka y ácaros en el arroz, son bastante comunes.

Ante esto y para el buen manejo del arroz, este productor indica que lo idóneo es controlar la malezas que pueden mermar considerablemente la producción y además compite por nutrientes con el cultivo, también se debe monitorear constantemente la presencia de enfermedades y plagas con el fin de tener un plantío sano.

Los retos

Uno de los principales retos del sector arrocero nicaragüense es trabajar con variedades adaptadas al cambio climático con el fin de mejorar la productividad y evitar los daños por plagas y enfermedades.

Le puede interesar: Crisis de desarrollo en arrozales costarricenses

Una de esas variedades es Anar 97, que actualmente se usa por los altos rendimientos del mismo, sin embargo, recientemente se liberó la variedad Anar 2015 FL, que es más resistente a las plagas y enfermedades y se adapta a las variabilidades del clima.

“En el caso de las bacterias están en el ambiente, es importante cumplir el manejo de cultivo y las normas de siembra que acá estiman dos quintales por manzana, otros ocupa 1.4 quintales por manzana para que el arroz produzca más hijos, eso provoca que no haya uniformidad en la maduración y puede provocar problemas”, precisa Benavides.

Tratamientos

El arroz es uno de los alimentos más importantes de los salvadoreños, se prepara a diario en el 96% de los hogares. Actualmente el cultivo de este grano no es afectado por ninguna enfermedad, pero existen controles constantes para verificar que se continúe libre de ellas.

También: Mancha naranja en arrozales ticos

De acuerdo al agrónomo, José Castaneda, del Centro Nacional de Tecnología Agropecuaria Forestal “Enrique Álvarez Córdoba” (Centa), las enfermedades pueden agruparse según el organismo que la causa y se dividen en dos grupos: infecciosas y no infecciosas.

Las enfermedades más diseminadas en el país son la pyricularia, añublo de la vaina y falso carbón, pero al igual que otros países latinoamericanos, la más destructora en este cultivo es la pyricularia.

Para reducir la incidencia del añublo de la vaina las recomendaciones son uso apropiado del fertilizante, evitar las altas densidades de siembra y mantener un buen control de malezas.

Cosecha sana

Le puede interesar: FAO sugiere agroecología como respuesta a la Roya del Café

El Ingeniero Néstor Mendoza, presidente de la Asociación Hondureña de Productores de Arroz (Ahpra), indica que el primer paso para evitar caer en un ataque de hongos y bacterias, es seleccionar y sembrar semilla certificada.

“Debemos dejar de sembrar la misma granza que cosechamos, porque si hemos tenido bacterias en las últimas cosechas se puede contaminar ya que la bacteria queda ahí y al volverlo a sembrar y que la planta nace la bacteria sigue”, agrega Mendoza.

Otro paso, es hacer aplicaciones preventivas a los 40 días de nacida la planta, con bactericidas a base de cobre o algún producto para bacterias y así cualquier inocuo o bacteria que pudiera aparecer después de los 40 días no nos afectara, porque ya se tiene la planta preparada para que pueda repeler contra un ataque de bacterias.

Finalmente se puede hacer otra aplicación preventiva a los 60 y 75 días para que se pueda controlar una bacteria u hongo y así proteger el grano.

Este artículo está clasificado como: ,

Comentarios

Para poder comentar debe iniciar su sesión:

INGRESAR