¿Cómo evitar desastres durante una quema agrícola?

Geraldine Varela

Si bien el fuego puede resultar muy útil para limpiar los terrenos, debemos seguir una serie de consejos y reglas fundamentales.

El fuego es una herramienta que se emplea en diferentes prácticas agrícolas. En cultivos como caña de azúcar y pastos, se suele usar del fuego en alguna de sus etapas. 

Pero una quema agrícola que no contempla reglas fundamentales, podría salirse de control y convertirse en un incendio forestal, eventos que son sumamente perjudiciales. Luego de fuegos repetitivos, el suelo tiende a perder la capacidad de absorber agua, dificultando la disponibilidad de este líquido en el tiempo. 

Lea también: Nicaragua, preocupa el aumento de pérdida de bosques y cultivos por incendios

La diferencia entre una quema agrícola responsable y un incendio forestal, producto de un descuido en una quema agrícola que se sale de control, está en la planificación de esta acción. Para que su quema agrícola no se convierta en un incendio forestal, usted puede seguir las siguientes recomendaciones:

Sin ronda no hay fuego. La ronda cortafuegos es un perímetro que se realiza alrededor de un terreno que será quemado. Esta ronda, consiste en remover toda la vegetación de ese perímetro, dejando el suelo totalmente expuesto. Se recomienda que el ancho de la ronda sea igual al doble de la vegetación que será quemada. Esta ronda evita que el fuego se salga de control.

No olvidar la autorización. Si el terreno que va a quemar es de carácter agropecuario, debe solicitar las respectivas autorizaciones dependiendo del país en el que se encuentre. 

La mejor hora para quemar. A menos calor, más seguridad. El fuego se alimenta de la temperatura, por lo que una quema que se realice en los momentos más calientes del día es peligrosa. Si va a quemar, lo mejor es hacerlo antes de las 7a.m. o después de las 4p.m.

También le puede interesar: ONU brinda 20 acciones para transformar la sostenibilidad agrícola

Cuidado con el viento. Vientos fuertes dan potencia a las llamas, y pueden hacer que las chispas se salten la ronda cortafuegos. Si el viento es fuerte, lo mejor es esperar otra ocasión para quemar. Podría perder un buen trabajo en una ráfaga.

Vigilemos el fuego. La manera más segura de terminar una quema es vigilarla hasta que las brasas hayan bajado lo suficiente de intensidad y no haya materiales ardiendo en los límites del área quemada. Esto evitará tener que atender emergencias después. Es muy conveniente esperar un tiempo prudencial antes de dejar el sitio de la quema.

Si va a utilizar el fuego, lo mejor para usted y para las personas que viven o tienen sus terrenos alrededor del suyo, es seguir las medidas anteriores. 

Este artículo está clasificado como: , ,

Comentarios

Para poder comentar debe iniciar su sesión:

INGRESAR