Mosca de la fruta continúa su amenaza

Boris Rios

Plantaciones de jocote y guayaba son los más vulnerables a ser afectados y registrar perdidas de cosechas. Autoridades buscan implementar acciones.

Además de vigilar la mosca de la fruta en productos hortofrutícolas para la exportación, el Programa Nacional de Mosca de la Fruta (PNMF) del Servicio Fitosanitario del Estado, del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), también colabora con los cultivos nacionales que significan ingresos para las familias de escasos recursos, a través de las agencias de extensión de dicho ministerio.

Frutales como jocote y guayaba, a pesar que no se cultivan en grandes extensiones (ya que su propósito inicial era utilizarlos como cultivos de sombra para el café, sembrados como cercas o de forma silvestre en potreros en forma dispersa), se han convertido en una fuente de ingresos importante para las familias, sin embargo no están exentos del ataque de la mosca de la fruta del género Anastrepha, advirtió Arturo Saborío, jefe del PNMF.  

Además: Aprenda a controlar la arañita roja del café

En el caso del jocote, siendo la zona de Aserrí la mayor productora de Costa Rica (aproximadamente 2.500 toneladas de fruta), el PNMF en coordinación con la Agencia de MAG de Aserrí ha venido trabajando con estrategias de manejo integrado para la disminución de las poblaciones de Anastrepha oblicua, que es su principal plaga. Dicha plaga inicia su reproducción con la primera cosecha de mango silvestre, al incrementarse la población se traslada al jocote y así causa grandes pérdidas a los productores, pues solo una mosca puede llegar a poner en un ciclo de 22 días entre 600 y 800 huevecillos.

En guayaba, varias comunidades de la Suiza de Turrialba se han dado a la tarea de producir pulpa de guayaba para la elaboración de jaleas gracias a la buena calidad de la fruta, sin embargo otra especie de mosca identificada como Anastrepha striata aparece como la principal plaga.

La distribución dispersa de los árboles de guayaba en áreas de potreros como una característica de la actividad hace más difícil el control de la mosca de la fruta. No obstante el PNMF, en colaboración con el MAG de Turrialba y la APPAG (Asociación de pequeños productores de guayaba), iniciará un programa de control de la plaga, principalmente con control biológico y trampas matadoras con el propósito de disminuir las poblaciones y aumentar la calidad de fruta. La producción oscila en 690 toneladas de pulpa por año.

Este artículo está clasificado como: , , , , , , , ,

Comentarios

Para poder comentar debe iniciar su sesión:

INGRESAR