Producción sostenible es el mejor amigo de la alimentación en el futuro

Soy DIgital

Según datos de la FAO para el 2050 los productores tendrán el reto de alimentar a 9.000 millones de personas mientras que actualmente cuentan con el 33% de los suelos están degradados.

Alexandra Cubero

El cambio climático y las amenaza del suelo obligan a los productores tanto agrícolas como pecuarios a resguardar el futuro implementando hoy prácticas sostenibles que reduzcan el impacto de sus actividades en el ambiente.

Desde la visión de Jeanette Cárdenas, experta en cambio climático y agricultura sustentable, las tendencias de producción futuras están orientadas al cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible que decretó la Organización de las Naciones Unidas (ONU) este 2015.

Dentro de estos objetivos se enmarcan: dar fin a la pobreza, disminuir el hambre, garantizar la disponibilidad de agua limpia y el saneamiento, asegurar el acceso a energía asequible y no contaminante, producción y consumo responsable, adoptar medidas para combatir el cambio climático, utilizar en forma sostenible los recursos marinos y promover el uso sostenible de ecosistemas terrestres.

En cuanto a la repercusión de estos, junto a la vulnerabilidad y la incertidumbre que sufre la agricultura, los procesos del sector agropecuario en general estarán orientados por las acciones clave que proyectó la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) en su propuesta de sostenibilidad, que se basa en 5 principios:

  1. Mejorar la eficiencia en el uso de los recursos es fundamental para la agricultura sostenible.

  2. La sostenibilidad requiere acciones directas para conservar, proteger y mejorar los recursos naturales.

  3. La agricultura que no logre proteger y mejorar los medios de vida rurales y el bienestar social es insostenible.

  4. La agricultura sostenible debe aumentar la resiliencia de las personas, de las comunidades y de los ecosistemas, sobre todo al cambio climático y a la volatilidad del mercado.

  5. La buena gobernanza es esencial para la sostenibilidad tanto de los sistemas naturales como de los humanos.

Por otro lado, Cárdenas argumentó que la agricultura y el cambio climático juegan una interacción contradictoria: por un lado la agricultura contribuye considerablemente a contrarrestar el cambio climático pero es a la vez víctima los efectos de este. Asimismo el cambio climático reduce la resiliencia de los sistemas de producción y contribuye a la degradación de los recursos naturales.

Finalmente experta en cambio climático recomendó fortalecer las acciones presupuestarias del sector desde los gobiernos sobre todo en los países de Centroamérica, una región muy vulnerable.

Este y otros temas de importancia para el sector serán parte de las discusiones que expertos presentarán en el foro anual Visión 2016.

Este artículo está clasificado como: , , , , ,

Comentarios

Para poder comentar debe iniciar su sesión:

INGRESAR