Revolución en la producción arrocera costarricense

Soy DIgital

Conarroz promueve un modelo de producción sostenible del grano, buscando reducir costos, mejorar la eficiencia y la minimización, y mitigar el impacto que este cultivo genera al ambiente.

La Corporación Arrocera Nacional (Conarroz) de Costa Rica, se encamina hacia un nuevo modelo de producción denominado “revolución agroecológica”, orientado hacia la estabilidad de la producción arrocera y mayor productividad, adaptable al cambio climático y con beneficios económicos para los productores del país.

El director ejecutivo de Conarroz, Minor Barboza, expresó que desde enero se inició una serie de cursos sobre arroz sostenible en la Escuela Nacional del Arroz, en convenio con la Universidad Técnica Nacional, dirigido a productores líderes de las cinco regiones arroceras del país: Chorotega, Brunca, Pacífico Central, Huetar Norte y Huetar Atlántica.

Alexánder Mendoza, director de Investigación y Transferencia Tecnológica de Conarroz, explicó que este modelo promueve la salud del suelo y de los ecosistemas, el uso eficiente del agua, el manejo integración de plagas, el uso adecuado de variedades mejoradas y la estrategia de mercado, que se entrelazan para crear un sistema agrícola respetuoso con el medio ambiente y la vida misma, tanto de quienes producen como de quienes consumen el grano.

Lea también: Polémica en Costa Rica por importación de arroz pilado

Agregó que este proyecto de producción arrocera sostenible deberá contribuir de manera directa y duradera a que la agricultura en Costa Rica y el mundo, sea sostenible y competitiva, mediante la reducción de los costos de producción, la mejora de la eficiencia y la minimización y mitigación del impacto que este cultivo genera al ambiente.

Citó que el modelo de producción convencional incluye una mecanización masiva para la pulverización y volteo del suelo, que posteriormente se debe compactar previo o durante la siembra, lo cual promueve la erosión y desgaste acelerado del suelo y su actividad biológica.

“En el modelo de producción arrocera sostenible que promueve Conarroz, el movimiento del suelo debe ser estrictamente el necesario para acondicionarlo, eliminándose las huellas de la maquinaria utilizada en el ciclo pasado, en especial el de la cosechadora, favoreciendo la producción, acumulo de materia orgánica y la estimulación de la actividad biológica del suelo”, comentó.

Lea también: Estudiante recomienda implementar riego en regiones arroceras

Según Mendoza, el modelo de producción que nos vendió la “revolución verde”, para alcanzar altos rendimientos por medio del uso excesivo de fertilizantes, plaguicidas, y riego, es insostenible y llegó a su fin.

“La agricultura no puede seguir dependiendo de un aporte intensivo de insumos y a expensa de los recursos naturales para mantener los niveles actuales de producción, o intentar el aumento de la producción de alimentos, como lo requiere la creciente población”, subrayó.

De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), se requieren 3.500 litros de agua para obtener 1 kilogramo de arroz en condiciones permanente de inundación. Sin embargo, explica Mendoza, para la Dirección de Investigación de Conarroz se puede reducir significativamente la cantidad de agua empleada, mediante la aplicación de técnicas de manejo del cultivo, que alternen condiciones húmedas y secas “riego de subsistencia”, evitándose la necesidad de trabajar en campos inundados o de recurrir al sistema de fangueo para la preparación del suelo.

Lea también: Arroceros plantean formas de producción más limpias

“Las técnicas que estamos investigando y validando, además de reducir el consumo de agua para la agricultura y las emisiones de gases de efecto invernadero, ambos factores muy importantes en una población creciente y en un país que le apunta al carbono neutral”, citó Mendoza.

El cultivo del arroz representa la actividad y fuente de ingresos para más de mil productores costarricenses, que generan en el sector unos 46.000 empleos directos e indirectos, entre la industria molinera, el transporte, los agroinsumos y la comercialización.

Lea también: Arroceros ticos utilizarán microorganismos en sus cultivos

Este artículo está clasificado como: , , , ,

Comentarios

Para poder comentar debe iniciar su sesión:

INGRESAR