Se acerca final de la sequía… pero vienen las lluvias

Soy DIgital

El fenómeno de La Niña provoca precipitaciones por encima de lo normal, lo que preocupa a los productores centroamericanos.

Raquel Fratti

El fenómeno de El Niño, que desde inicios del 2015 afectó a Centroamérica mayormente con sequías, se está debilitando y está dando paso a La Niña, según la Agencia Nacional Oceánica y Atmosférica de los Estados Unidos (NOAA).

Se espera que para el segundo semestre de este año se desarrolle el fenómeno climático de La Niña, el cual presentaría repercusiones sobre la producción agroalimentaria de Centroamérica y República Dominicana por medio de lluvias abundantes, inundaciones, deslizamientos, deslaves y afectación de infraestructura en la región.

Para analizar las principales amenazas y desafíos que enfrentaría el agro ante este fenómeno, se realizó un seminario web organizado por la Comunidad de Práctica Adaptación y Agricultura en Mesoamérica y la Secretaría Ejecutiva del Consejo Agropecuario Centroamericano (Secac), ambas a cargo del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA); y en colaboración con el Centro Internacional de Investigación del Fenómeno El Niño (Ciifen) y el Proyecto Euroclima-IICA.

Puede leer: El castigo de El Niño durará hasta mayo

“Se recomienda a los productores y otros actores interesados en el sector mantener una comunicación fluida y constante con los servicios meteorológicos nacionales, especialmente en momentos clave como la preparación y la siembra. El mantenimiento de drenajes como acción prevista es una de las principales recomendaciones”, afirmó la especialista de la Secac, Ligia Córdoba.

De acuerdo con los especialistas, la canícula o veranillo de mediados de año, será menos severo y prolongado como el observado en 2014 y 2015. Desde el punto de vista climático, al año en curso se le compara con 1998, en el cual se dio una transición de fenómenos como la anticipada para este 2016.

Costa Rica, Guatemala, Panamá y República Dominicana deberán hacer frente a precipitaciones por encima de lo normal, que en algunos de los casos podrían afectar plantaciones de musáceas (bananos y plátanos) durante la primera fase de la estación lluviosa.

Puede leer: Cómo adaptarse al cambio climático

Este artículo está clasificado como: , , ,

Comentarios

Para poder comentar debe iniciar su sesión:

INGRESAR