Semillas adaptables al cambio climático

Soy DIgital

Todo este avance en semillas se trabaja en conjunto con la cooperación Trilateral, conformada por los Estados Unidos, a través de la universidad de la Florida, y Brasil, por medio de la Empresa Brasileira de Pesquisa Agropecuaria.

Karla Aguilar 

Las semillas mejoradas son la innovación para la adaptación al cambios, pues cuentan con material genético modificado a través de la incorporación de información que les permite adquirir una característica que antes no tenían, por ejemplo, mayor rendimiento, mejor  resistencia a enfermedades, mayor valor nutricional, mejor sabor de las frutas y hortalizas, entre otras cualidades.

El objetivo general de estas innovaciones es contribuir a mejorar la seguridad alimentaria de los pequeños productores rurales a través de la producción y comercialización de semilla mejorada de granos básicos y de materiales vegetativos adaptados a cada zona agroecológica, introduciéndoles nuevos sistemas de producción que les permitan revertir los procesos de desnutrición de los recursos naturales, garantizándoles su manejo y uso de manera sostenible, lo cual mejorará su calidad de vida.

En los países de la región, ya se cuenta con algunas variedades de semillas de maíz, frijol y hortalizas adecuadas a las condiciones de zonas afectadas por los cambios climáticos. Con esto, los productores pueden incrementar la producción. 

Entre las variedades se encuentran: Maíz y frijol tolerantes a mancha de asfalto y a la sequía. Ajonjolí, soya, tomate, cebolla, zanahoria, lechuga, berenjena, brócoli, pepino, chile dulce, repollo y calabacita tolerantes a altas temperaturas cálidas como el corredor seco. 

 “Por medio de la cooperación Trilateral, se han introducido materiales resistentes al calor, vegetales como brócolis, berenjenas, lechugas, entre otros. Todo esto con el fin de apoyar a las familias afectadas por el cambio climático”, argumentó José Ramón Ramírez, encargado de las estaciones experimentales de la Dirección de Ciencia y Tecnología Agropecuaria de Honduras.

Por su parte Óscar Cruz, jefe del programa de maíz de la SAG , manifestó que “La producción de semilla de calidad y su uso permite obtener beneficios como mejores rendimientos por manzana, mayor población de plantas, uniformidad del cultivo, uniformidad en la cosecha, mejora la competitividad en la calidad del grano y es un punto de partida para el desarrollo de la estrategia de seguridad alimentaria de un país”.

Especial web: El sector agro y su necesidad de tecnología

Este artículo está clasificado como: , ,

Comentarios

Para poder comentar debe iniciar su sesión:

INGRESAR