Sensores prometen un manejo más eficiente del agua en el cultivo de cebolla

Maria Calero

La iniciativa va más allá de un control en la humedad de los cultivos, también busca obtener un producto saludable y de calidad, amigable con el ambiente. 

Con la finalidad de cambiar el bajo índice de producción ligado a factores climáticos y convertir a la agricultura de la zona en un área más competitiva tanto en precios como en producciónel Ing. Adrián Chavarría Vidal, investigador de la Escuela de Ingeniería Agrícola junto con el Ing. Jairo González Zúñiga, director de la Oficina Regional del MAG, ubicada en Tierra Blanca, Cartago, Costa Rica, se dieron a la tarea de poner en práctica el manejo eficiente del agua por medio de una tecnología, en un cultivo de cebolla.

Este manejo, lo hacen con dos sensores: el “Watermark” que mide la succión de agua en el suelo y el “WaterScout SM 100”, que estima el contenido de humedad volumétrica que existe. Dichos instrumentos se están utilizando específicamente, en un cultivo de cebolla de 1460 m2, en Tierra Blanca de Cartago, cuyo propietario es Santiago Vega Víquez, quien tiene aproximadamente 12 años de sembrar.

El “Watermark” y el “WaterScout SM 100” se saturan con agua, al menos 24 horas antes de su instalación, luego se llevan al campo donde se realiza un orificio en el suelo y se instalan dentro del suelo de manera que tengan un buen contacto.

Le puede interesar: “Productores deben fortalecer Buenas Prácticas Agrícolas, según autoridades costarricenses”

Para comenzar a medir con el sensor “Watermark” se debe dejar pasar de ocho a 12 horas, para que se estabilice con el suelo y se obtenga la cantidad la succión que ejerce el suelo sobre el agua y de esta manera, es retenida.  Respecto al sensor “WaterScout SM 100”, el procedimiento es semejante para la instalación, pero su medida corresponde, al porcentaje de humedad volumétrica que hay en el suelo; es decir informa sobre la cantidad de agua que existe.

Estos sensores quedan introducidos durante todo el periodo del cultivo, permitiendo así que todos los días se puedan realizar mediciones a diferentes horas del día, de la humedad y de la succión de agua en el suelo; no obstante, en cultivos de periodo corto, estos sensores pueden servir para varias cosechas. Cabe destacar que no solo se pueden utilizar en cultivos de cebolla, sino también en papa, zanahoria, entre otros.

Según Chavarría, con los ajustes a la agricultura tradicional, mediante la utilización de los sensores y las buenas prácticas en la agricultura,  la siembra de cebolla es más eficiente en el uso del recurso agua (protección del recurso hídrico), en la nutrición y en la disminución de plagas y enfermedades.  Esto se ha manifestado en la robustez de la plantación, lo cual es un pronóstico de alta producción según los agricultores de la zona.

“Lo que queremos es demostrar a los productores agrícolas que la tecnología de bajo costo (a mediano plazo) aplicada en la agricultura sí es posible y muy funcional, de tal forma que impacte positivamente la zona norte de Cartago y que ocurra una  extensión a todo el país respecto a la agricultura de precisión,  procurando de esta manera, la estabilidad económica y sostenibilidad de los agricultores”, concluyó Chavarría.

Además lea: “Producción total de cultivos en la región crecerá un 1,8 % por año hasta 2027”

Este artículo está clasificado como: , , , , , ,

Comentarios

Para poder comentar debe iniciar su sesión:

INGRESAR