Súmele valor a su producción

Boris Rios

Mejorar la productividad agrícola y añadir valor a los productos cultivados son las claves para lograr un crecimiento estable y sostenido del sector agroindustrial y penetrar en nuevos mercados.

Cuando preparaba su tesis universitaria una idea revoloteaba en la mente de la estudiante Sara Pitti: crear su propia empresa y dar valor agregado al producto agrícola que abundaba en su finca. Hoy es la gerente general de Alimentos Monte Lirio, una empresa dedicada a la fabricación de tajadas de plátano con diferentes sabores. La agroindustria del plátano representa una alternativa para agregar valor a la producción agrícola, cada vez más afectada por las pérdidas pos cosechas y la baja productividad.

Actualmente Pitti se propone diversificar su línea de productos, para incluir la yuca, además de empacar sus productos en diferentes tamaños. La agregación de valor a lo largo de las cadenas agroproductivas es un aspecto estratégico, ya que mejora las condiciones de comercialización, la calidad, la variedad y la seguridad del producto, como así también el acceso al consumidor.

Más información: ¡Perfeccione sus habilidades como empresario agroalimentario!

Su promoción debería traducirse en más y mejores empleos, mayores inversiones y un mejor uso de los recursos naturales. Sin embargo, en Centroamérica todavía se necesita transformar los productos alimentarios, convertirlos y darles valor, para generar oportunidades de trabajo y el acceso a mercados internacionales.

Los organismos internacionales, como el Programa de Naciones Unidas para la Agricultura y Alimentación (FAO), el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA) y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal); sostienen que para mantener e incrementar la competitividad regional se deben fortalecer los sistemas de innovación, promover la agregación de valor y la diferenciación a partir de factores ambientales, territoriales o culturales, además de fortalecer la vinculación de la agricultura familiar con los mercados.

Uno de los objetivos principales es que el consumidor perciba la calidad del producto y esté dispuesto a pagar un mejor precio por ese valor agregado. “La leche tiene un alto impacto en el desarrollo socioeconómico del país, ya que es el mejor ejemplo de un encadenamiento productivo rentable, en el que la materia prima es local y se le compra a los productores; pero luego se le da un valor agregado mediante la elaboración de los productos derivados, como la leche saborizada, el yogurt y los quesos”, afirmó el Ing. Víctor Pérez de Productos Lácteos San Antonio S. A.

Puede leer: Productores de tomate diversifican producción y abastecen supermercados

Hay diferentes maneras de vender a los supermercados, aunque por lo general se lo hace a través de intermediarios que, en algunas ocasiones, generan un valor agregado al recoger el producto, lavarlo, empacarlo y entregarlo. Pero por lo general solo negocian la compra de los productos y los entregan en los supermercados.

El mercado marca la ruta

Según un análisis realizado por la firma Euromonitor Internacional, en los próximos años la demanda de productos va a estar marcada por las siguientes tendencias de consumo: la búsqueda de valores, la cautela en el uso del crédito, el poder del consumidor, el consumismo multicultural, la lucha contra la obesidad, el cambio de actitud con respecto al envejecimiento, el consumo basado en la experiencia, el incremento de la responsabilidad social, la reducción en el uso de productos químicos y el “cocooning” móvil.

Estas tendencias incrementan la importancia del valor agregado en los productos agrícolas como un diferenciador sustancial en materia de competitividad. En el mercado agroalimentario conviene distinguir entre los productos frescos y los procesados, ya que ambos tienen distintos comportamientos en términos de estabilidad, volumen y precio, señala “Un Manual de Capacitación: Agregación de valor a productos de origen agropecuario” realizado por IICA.

Además: Apis Lilian: la calidad de una miel 100% pura

Esto incide directamente en el valor agregado que se le puede dar a los diferentes productos. Por ejemplo, para decidir el nivel de procesamiento conveniente se deben conocer la demanda del mercado y las características del producto.

Muchas veces, pero no en todos los casos, un mayor nivel de procesamiento corresponde a un mayor valor agregado, pero se debe tener en cuenta que la mayor complejidad incrementará los requerimientos en materia de inversión, tecnología y gestión. No obstante, frente a la actual dinámica del mercado, la producción y las exportaciones deben orientarse a la comercialización de artículos con mayor valor agregado y desarrollo tecnológico.

Los procesos agroindustriales permiten agregar valor a los productos agropecuarios mediantes operaciones sencillas, como la selección, el lavado y la clasificación; o más especializadas, como la conservación, la transformación, el envasado, el transporte y la comercialización. Es importante, antes de iniciar un proyecto agroindustrial o expandir una línea de producción, conocer el mercado, lo cual es punto de partida para justificar cualquier iniciativa.

Relacionado: Conozca de dónde vienen los vegetales que consume en McDonald’s

“Uno de los requisitos principales que exigen los supermercados es la clasificación de los productos en tamaños pequeños, medianos y grandes. Cada uno tiene su mercado, por ejemplo, la papa pequeña se usa para el consumo masivo en tiendas, la grande es usada para los asados y la pequeña para las ensaladas. Por ello es importante empacarlas de acuerdo al tamaño y que no venga mezclada, lo que no es adecuado desde el punto de vista comercial”, explicó Iván Ríos, presidente de la Asociación de Comerciantes de Víveres de Panamá (Acovipa).

El mercado de productos congelados se perfila con un gran potencial de crecimiento, pero tiene que mejorar su imagen de calidad frente al de los productos frescos. Las innovaciones en el empaque, las tecnologías empleadas y los formatos de venta al por menor son una estrategia correcta para aumentar su consumo. Los alimentos deshidratados también tienen buenas perspectivas.

En especial se prevé un aumento en la demanda de frutas y hortalizas deshidratadas; de ahí que este método parece ser una buena opción para añadir valor a las materias primas. La deshidratación, que es un método de procesamiento importante en la industria de alimentos, tiene bajos costos de producción , los equipos no son sofisticados, el empaque y la distribución son relativamente sencillos y los productos no demandan mucho espacio de almacenamiento.

Lea también: Gigante lechero apunta a su expansión por Centroamérica

Los alimentos precocinados o listos para comer han ganado terreno por cuestiones demográficas y por el aumento de los ingresos de los consumidores. Uno de los retos que enfrentarán las agroempresas pequeñas y medianas que quieran ingresar a este mercado es la inversión en tecnología e innovación para desarrollar nuevos productos.

Por ejemplo, el registro sanitario es una llave de entrada; sin él difícilmente se podrán establecer relaciones comerciales formales con las grandes cadenas de supermercados. El empaque y etiquetado es otro reto que deben encarar en conjunto las pymes (incluyendo a los productores) y las grandes cadenas, tanto para hacer atractivo el producto como para cumplir con las regulaciones y los aspectos logísticos de almacenaje y exhibición.

Café, aroma que cruza fronteras

Durante la pasada feria comercial especializada World of Coffee 2016 (SCAE 2016), celebrada en Dublín, Irlanda, en el café especial panameño, que mantiene su liderazgo en el sector, se destacó la innovación que encararon los exportadores, al presentar propuestas de productos derivados del café con valor agregado, como es el caso del té de cáscara de café geisha.

Más: Elementos para un plan de negocios

Igualmente, muchos productores han optado por darle valor agregado a su café, para lo cual han ingresado al mercado del preparado para consumo inmediato. Un ejemplo de ello es Coffee Hat, que nació como una colección exclusiva de cafés especiales ofrecidos al mercado en un formato contemporáneo y en línea con las exigencias de practicidad de consumo de las familias y las oficinas modernas y aceleradas.

“El consumo de café en Europa se está mudando rápidamente hacia estos tipos de formatos. Nosotros buscamos los mejores granos del mundo y los procesamos en Italia con un delicado equilibrio entre la tradición y la tecnología, en la que hemos invertido significativamente en estos años”, detalló Lorenzo Verlicchi, socio fundador de la empresa.

En la medida que la agricultura genere productos de alto valor agregado crecerá la integración de los distintos procesos, que van desde la producción hasta el procesamiento y la distribución de los productos. Ese encadenamiento apunta a la generación de un mayor valor agregado, que es una condición para alcanzar, sostener o elevar la competitividad; aunque no es la única vía para llegar a ella.

Le puede interesar: Monimbó: la finca nicaragüense que conquistó a Starbucks

Este artículo está clasificado como: , , , , , , ,

Comentarios

Para poder comentar debe iniciar su sesión:

INGRESAR