El tesoro escondido tras la colmena

Geraldine Varela

El reto de los productores apícolas es abrir la ventana para producir y exportar aprovechando la cadena de miel.

De pasar a vender la miel en botellas recicladas de vodka u otras bebidas alcohólicas, María de Jesús Menjívar ahora comercializa su producto en envases específicamente diseñados para miel. También cambió la venta al detalle a orillas de carretera para participar en ferias y en los agromercados que el Ministerio de Agricultura de El Salvador realiza y allí puede vender su producto a un mejor precio.

“Hace diez años que aprendí a procesar el producto pero desde hace un par de años es que he comenzado a vender más formalmente”, asegura la señora.

Doña María es parte de la Cooperativa Agromercado Suchitoto, ella junto a varios productores de otras cooperativas del país son beneficiados con las capacitaciones y el aporte de capital semilla que realizan diversas instituciones gubernamentales, ONG´s y organismos internacionales dentro del margen del proyecto Cadena de la Miel.

Lea también: Guatemala busca exportar mieles diferenciadas

La producción de la miel desde la colmena hasta el consumidor final, involucra a diversos actores, entre proveedores tanto de materias primas como de servicios mediante la venta de envases, plásticos, diseño e impresión de etiquetas, empacadores, transporte, importadores, distribuidores mayoristas y los minoristas que llevan el producto a las manos de los consumidores.

Todo este proceso, que se puede resumir en pocas palabras, requiere de conocimientos más allá de la mera producción en el campo, si el propósito es lograr un producto de calidad. Es así como las entidades involucradas en el programa Cadena de la Miel, aportan cada uno lo suyo para lograr que los productores obtengan los mejores rendimientos y un producto final de calidad que puedan vender a mejores precios e incluso, puedan exportar.

El Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), mediante su Programa de Agricultura Familiar (PAF), la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Empresarial y Social, FUSADES, la Fundación Suiza de Cooperación para el Desarrollo Técnico (Swisscontact), el Organismo Internacional Regional de Sanidad Agropecuaria (OIRSA), la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA), el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Fondo Multilateral de Inversiones (FOMIN) son algunas de las entidades que apoyan activamente este proyecto.

Lea también: Miel hondureña se abre paso al extranjero

“Mediante los talleres y las capacitaciones me han enseñado de costeo, de cómo mercadear mi producto también me diseñaron una viñeta y una marca y me explicaron que debía tener una mejor presentación en el envasado, que se viera más higiénico porque antes lo envasaba en botellas de gaseosa o de otras bebidas. Mi sueño es tener el registro sanitario y poder vender por mayor”, explica María de Jesús.

De acuerdo a la productora, en la Cooperativa elaboran diferentes productos y que ahora están envasando y produciendo de mejor manera, al igual que la miel. Por ejemplo, un brebaje de plantas medicinales conocido como la esencia coronada; o el vino de rosa de Jamaica. Las capacitaciones también les han servido para procesar y mejorar la calidad de todos los productos que en la cooperativa elaboran.

Maximiliano Navarro, de la Asociación Cooperativa de Apicultores de Chalatenango, (Acopidecha de R.L.) también ha sabido aprovechar las capacitaciones y talleres que por medio del programa recibe y asegura que el conocimiento adquirido le ha ayudado a los cooperativistas a posicionar su producto a nivel internacional. Actualmente exportan a Alemania.

Lea también: ¿Cómo las abejas contribuyen a la seguridad alimentaria?

“Hemos aprendido (los apicultores) a hacer un buen manejo de la abeja, cómo extraer la miel de las cajas, cómo acopiarla y conservarla. Ahora también sabemos cómo envasarla y etiquetarla. Todo el proceso, de manera correcta, nos ha servido para poder obtener los permisos internos para exportar a Alemania”, dijo el productor.

De acuerdo a Claudia Ávalos, quien es representante de la Asociación Cadena de Miel y, junto a su familia, propietaria de una la empresa exportadora de miel Mieles Joya de Cerén, la mayor parte de empresas apicultoras salvadoreñas son iniciativas familiares en busca de mejorar sus condiciones.

Esta labor puede dinamizar la economía de una familia y de una comunidad pues estas agroempresas, que comienzan como la actividad económica de una familia, generan más empleos a medida van creciendo. La joven recuerda cómo su padre adquirió unas 20 cajas sin conocer nada de producción de miel. Emplearon a varios jóvenes y al año siguiente ya necesitaban de más manos para trabajar en las colmenas. Ahora Mieles Joya de Cerén, es una de las empresas que participa brindando capacitaciones técnicas a los apicultores.

Lea también: Manual de buenas prácticas apícolas

Samuel Salazar, director del Programa de Innovación Tecnológica de Fusades, asegura que los productores de miel salvadoreña pueden lograr ser más competitivos si, en primer lugar, se capacitan para mejorar sus producciones haciendo un manejo adecuado de las abejas y de los plaguicidas.

“El país tiene que posicionar la marca de la miel salvadoreña y para ser más competitivos es necesario que los apicultores busquen alternativas de producción con un valor agregado, es decir, no producir y exportar únicamente miel sino productos procesados”, sostuvo Salazar.

Varios apicultores han comenzado a diversificar sus producciones elaborando productos como por ejemplo, mermelada procesada en la que se sustituye el azúcar por la miel; mientras que otros extraen el veneno de la abeja y lo están utilizando en productos médicos, incluidos el tratamiento del sida y sustituto de bótox.

Lea también: Ministerio de Economía tico advierte sobre falsa miel de abeja

Alejandro Flores es uno de los apicultores que ha sabido sacar el mejor provecho de sus abejas obreras. Además de producir rica miel, aprovechar la polinización de las abejas para su cafetal y hacer velas de cera de abeja, ahora está incursionando en el mundo de los insumos farmacéuticos.

Flores extrae la apitoxina de las abejas, es decir, el veneno que secretan las obreras para obtener, por cada 10.000, 1 gramo de apitoxina. Luego vende esta sustancia a laboratorios en Estados Unidos. De acuerdo al productor, los 5 gramos del veneno pueden tener un costo de US$250.

Este es el principal objetivo de la cadena de la miel, tecnificar y profesionalizar a los apicultores, convertirlos en grandes productores con el potencial de exportar, dada la relevancia de este producto y la demanda que tiene, principalmente en Europa.

Lea también: Productores de miel salvadoreños apuntan a la exportación

El panorama

De acuerdo al director regional de Salud Animal del Oirsa, Luis Espinoza, los apicultores en El Salvador, y en general en toda la región centroamericana enfrentan un difícil panorama en el mercado internacional. Los precios para la exportación de miel natural han caído mientras que la sequía, que afectó a la región entre 2014 y 2015, tuvo efectos adversos en los períodos de polinización y producción.

En El Salvador esto representó un alto para una década de crecimiento en las exportaciones de miel natural, además, la delincuencia continúa impactando al país. “Conocemos casos en los que a un productor le han robado en una sola noche 200 cajas (colmenas). Es una pérdida enorme”, aseguró Espinoza.

Sin embargo, iniciativas como el programa de cadena de la miel, son puertas que dan alternativas a los pequeños y medianos productores que buscan ser más competitivos en el mercado.

Lea también: Costa Rica contará con la planta de miel más moderna de Centroamérica

Además el clima y la delincuencia, otro de los obstáculos que deben superar los apicultores es el costo y la disponibilidad del azúcar, ya que al no haber plantas de las que se alimenten las abejas debido a la sequía, el azúcar se convierte en su principal alimento y esto les representa un costo adicional.

También los precios del transporte han incrementado, debido a las alzas en el combustible, lo que afecta directamente a los productores que deben trasladar sus colmenas cada verano en busca de lugares donde haya floración, esto con el objetivo de evitar la compra de azúcar para alimentar a las abejas.

El Dr. Espinoza asegura, que pese a este panorama hay iniciativas importantes que buscan potenciar la producción de miel. En Guatemala, por ejemplo, se trabaja en la trazabilidad de este producto con el objetivo de entrar a mercados europeos más exigentes.

Lea también: El robo y El Niño redujeron la producción de miel

Guatemala ya cuenta con un financiamiento internacional para lograr este objetivo que de concretarse, logrará posicionar al país como uno de los países exportadores de la miel de más alta calidad, pues podrá comprobarse que no se utilicen químicos en las colmenas y que sea una miel pura, sin adulterarse.

En conclusión, la apicultura, no es solo una actividad que mueva a empresas exportadoras, inicia en comunidades que buscan sea su medio de trabajo pero que puede llegar a ser una actividad dinamizadora de la economía y que además tiene un impacto positivo en el medio ambiente. La Cadena de Miel da esa oportunidad a los apicultores, amplía su conocimiento y les muestras posibilidades que antes no habían contemplado.

¿Qué se puede elaborar con la cera de las abejas?

Otro de los insumos que bien puede aprovecharse en la apicultura para diversificar la producción es la cera de las abejas, que tiene muchos usos tradicionales. En Asia, por ejemplo, algunos países la emplean para fabricar pequeños adornos de metal por medio del método de la cera fundida. También puede emplearse como agente impermeabilizante para la madera y el cuero y para el refuerzo de hilos. En países como los de la región, se utiliza mucho en la fabricación de velas y como ingrediente para ungüentos, medicinas y jabones.

Lea también: Un negocio con sabor a miel

Este artículo está clasificado como: , , , , , , , , , ,

Comentarios

Para poder comentar debe iniciar su sesión:

INGRESAR