Una revolución silenciosa: Cómo la robótica ha cambiado la dinámica de la ganadería lechera

Editorial ProAgro

La tecnología ha cambiado la dinámica de la eficiencia laboral en la ganadería lechera.

Después de 34 años en la extensión de ganadería lechera, Jack Rodenburg comenzó a trabajar con DairyLogix Consulting, enfocándose en el diseño de sistemas para el ordeño robótico, y ha dado conferencias sobre robótica y otras tecnologías de precisión y automatización para la industria lechera. Jack es entrenador certificado de CowSignals y coautor junto con el Dr. Jan Hulsen de tres libros de la popular serie CowSignals, titulados Robotic Milking: Building for the Cow and Feeding Signals.

Rodenburg nos acompañó para hablar sobre la robótica en el campo. A continuación una transcripción editada de la entrevista de Tom Martin con Jack Rodenburg.

A menudo se asume que la agricultura es adversa a la innovación y no es el lugar para tecnologías como los robots, la inteligencia artificial o similares. Pero, ¿fue la agricultura una de las primeras industrias en adoptar estas tecnologías como un medio para aumentar su productividad?

Absolutamente. Creo que los agricultores siempre han estado interesados en formas de reducir la labor y cómo ser más eficientes en términos de recopilación de datos y tareas por el estilo.

Lea además: Creciendo desde el intestino: el impacto de la microbiota del cerdo

Hoy en día, ¿qué desarrollos tecnológicos tienen el mayor impacto en la producción lechera?

Creo que en la industria están ocurriendo muchas cosas. De hecho, lo llamo una “revolución silenciosa” en cuanto al tipo de tecnología que los productores están adoptando. Algo bastante nuevo es la robótica en áreas como el ordeño y la entrega de alimentos y, en realidad, en todos los aspectos de la producción lechera.

¿Cómo la robótica reemplaza la mecanización?

Tradicionalmente, en el pasado, hemos encontrado maneras de hacer que el hombre sea más productivo al ponerlo frente a máquinas más grandes. Hemos agregado automatización a nuestras salas de ordeño para que un hombre pueda ordeñar 100 vacas por hora en lugar de 60 vacas por hora. Los robots sacan al hombre de la ecuación. Esto cambia totalmente la dinámica de la eficiencia laboral porque, esencialmente, solo necesitamos personas para la función de gestión y toma de decisiones, ya que el componente laboral en algo como el ordeño lo realiza la máquina en su totalidad.

Esto realmente aborda algunos problemas contemporáneos, no solo el costo sino también la disponibilidad de mano de obra, ¿correcto?

Sí, creo que cada vez es más difícil en cada jurisdicción del mundo desarrollado encontrar mano de obra buena y cualificada a un precio razonable. Una de las cosas que hace la robótica es que elimina el trabajo repetitivo. Todavía necesitamos personas, pero probablemente necesitamos personas con un nivel más alto de educación y un mayor conjunto de habilidades, y mucho menos de ellas.

Puede leer: Concurso busca a quienes impacten en la industria agropecuaria

¿Cuál es la capacidad de la robótica en el manejo de las vacas?

Bueno, si damos una mirada al ordeño robótico, las vacas se ordeñan una por una. Estas nos dan la oportunidad de alimentarlas específicamente bajo sus requerimientos. Al estar paradas en el puesto, en algunos casos incluso podemos ajustar la forma de ordeño y la frecuencia con la que pueden ser ordeñada.

También podemos obtener gran cantidad de datos nuevos de sensores, algunos adjuntos directamente a la vaca. Por ejemplo, la misma correa para el cuello que tiene el dispositivo que identifica a la vaca también puede tener un micrófono que medirá el sonido de la mordida. Cada vez que se lee ese dispositivo, recibimos una indicador de su consumo individual, su salud e incluso la salud metabólica del animal.

Supongo que, de vez en cuando, hay una vaca que decide no ir al robot para el ordeño, pero hay cercas virtuales para solucionarlo. ¿Cómo funcionan?

Bueno, esto es muy nuevo y todavía está en la fase de investigación y desarrollo. La gente probablemente esté familiarizada con las cercas virtuales como una forma de mantener a su perro en el patio. Podemos individualizar esto y, de hecho, tenerlo en el collar de la vaca, de modo que, si una vaca en particular debe ser ordeñada y no va sola, podemos colocarle música en su oído durante media hora; y si eso no le da la señal correcta, entonces podremos convencerla con algún estímulo negativo, tal vez una muy leve descarga eléctrica o algo parecido.

Más: “Cuando la vaca está enferma lo primero que hace es romper la sociabilidad”

Desde el punto de vista de bienestar animal, al decir esto, la gente tal vez se preocupará, pero puedo asegurar que nuestra experiencia es que la vaca recibe ese shock una vez y aprende muy rápido, mientras que con la música se deberá reproducir una próxima vez.

A nuestras vacas, ¿les gusta el jazz, la música clásica o el rock?

Probablemente lo que le gusta al productor, hará también feliz a las vacas.

¿Qué aportes ofrece el software dinámico a la caja de herramientas del productor lechero?

El software dinámico es realmente interesante porque, en general, hasta este punto, hemos definido los parámetros y les hemos enseñado a estas computadoras y robots qué deben entregar. Al considerar qué es el manejo y qué solían hacer nuestros abuelos, por ejemplo, si una vaca en particular consumía 7 kilogramos de grano y producía 23 kilogramos de leche, el abuelo se preguntaría: si le doy 8 kilos de grano, ¿producirá 27 kilos de leche?

Le puede interesar: Investigación apunta aumento en la producción de huevos con el uso de minerales orgánicos

Él intentaría eso. Si la vaca no respondía, la regresaría a donde estaba, o tal vez la llevaría a un poco menos de eso. Podemos enseñar a las computadoras a hacer exactamente lo mismo, y eso es lo que la aplicación dinámica de software de computadora hace; deje que la computadora ajuste los parámetros para obtener la mejor respuesta de la vaca.

¿La robótica ayuda a la industria a obtener ganancias en materia de medio ambiente y bienestar animal?

Bueno, cualquier cosa que hagamos para mejorar la productividad tendrá un impacto positivo en el medio ambiente. Si observamos el estiércol y el gas metano —lo cual podríamos considerar perjudicial si terminan en el medio ambiente de manera incorrecta, en el lugar equivocado— estos son producidos esencialmente en base a cada vaca. Si podemos aumentar la productividad de cada vaca en un 30 por ciento, podemos reducir la producción de esas sustancias nocivas en el proceso en un 30 por ciento. Y necesitaremos menos vacas para producir la misma cantidad de leche.

En cuanto al bienestar animal. Cuando atendemos a la vaca y a sus necesidades individuales, tenemos una vaca más feliz. Si hablamos sobre el ordeño robótico, en general, este robot está muy cerca del lugar donde se encuentra la vaca o del lugar donde vive, no tenemos que caminar con ella un par de metros hasta llegar a una sala centralizada de ordeño. La vaca no tiene que esperar en un grupo grande y abarrotado una hora para el ordeño; va cuando quiere y tiene la libertad de hacer lo que quiera todo el día.

Además: Preparando a las ponedoras para una calidad superior de la cáscara de huevo

¿Existe alguna tendencia, innovación o tecnología emergente que esté evaluando en este momento?

Siempre hay cosas nuevas. Creo que, en el área de ordeño robótico, una de las cosas que hemos aprendido es que gran parte del beneficio proviene de traer el sistema de ordeño a la vaca. En lecherías de estabulación libre llevaremos los sistemas de ordeño al área y ahorraremos a la vaca mucho caminar. Creo que probablemente también podamos hacer que la tecnología esté un poco más cerca de la vaca estabulada, quizá ordeñándola a lo largo de los comederos, cuando comen.

¿Qué consejo le puede ofrecer a los productores interesados en la innovación a futuro?

Nunca sabemos qué nos deparará el futuro. Creo que, como punto de partida, ser consciente de lo que está en desarrollo ahora. Ser consciente de lo que los productores de vanguardia están utilizando ahora, incluso en otros países. Eso los ayudará a tomar la decisión correcta.

En mi trabajo de diseño de sistemas de estabulación, siempre trato de mantener todo lo más flexible, abierto y cambiante posible. Cuantas menos limitaciones tengamos en nuestros sistemas, mejor. Incluso si una persona hoy quiere construir un sistema para una sala de ordeño, le diseñaría un lugar donde los robots puedan funcionar muy bien, y donde la tecnología de alimentación robótica pueda funcionar muy bien en el futuro, si decidieran ir en esa dirección en el futuro.

Publicado originalmente en alltech.com/la/blog

Lea también: 15 consejos para lograr un mejor desempeño avícola

Este artículo está clasificado como: , , , ,

Comentarios

Para poder comentar debe iniciar su sesión:

INGRESAR