Zacate vetiver, más que una barrera viva

Geraldine Varela

La hoja de este pasto no puede ser aprovechada para alimentar el ganado, pues es muy fibrosa y no es digerida por los animales.

¿Qué tanto conoce del uso que se le da al zacate vetiver? Muchos piensan que esta planta sólo sirve para hacer barreras vivas y principalmente para estabilizar pendientes muy inclinadas.  

El pasto o zacate vetiver (Vetiveria zizanioides) es una planta que ha sido promovida activamente por el Banco Mundial mediante la Veviter Network (red vetiver), para la conservación del suelo y el agua en el sector agrícola. Este pasto también ha surgido como una nueva opción para afrontar los problemas de erosión y estabilidad de los suelos, ya sea por sí solo o como complemento a soluciones de ingeniería.

Pero el vetiver, además de ser utilizado en la agricultura, ingeniería y en la industria química (en donde se emplean las raíces para obtener aromas), también puede ser empleado como materia prima para el trabajo artesanal. Paola Rivera es una diseñadora artesanal que, junto a un grupo de colegas, realizó una investigación para ver la viabilidad y resistencia de este pasto y pusieron en marcha un proyecto dirigido, principalmente a artesanos, pero que puede ser aprovechado también por los agricultores.

Le puede interesar: ¿Cómo protegen los nicaragüenses el suelo dónde cultivan piña?

“Las comunidades que utilizan el vetiver generalmente lo regalan o lo botan porque no le dan otro uso más que el de las barreras vivas. Esta fibra sustituye perfectamente el uso del mimbre que importa desde Honduras, del yute de agua o la fibra de banano que lleva un proceso más largo”, aseguró.

Uno de los artesanos que ha adoptado esta técnica es Arcadio Hernández, quien elabora carteras, muebles y cestas con este producto. Para él, utilizar vetiver es mucho más barato que emplear cualquier otro tipo de fibra. Rivera asegura que los agricultores pueden vender el vetiver como materia prima para elaborar artesanías y este tiene la ventaja que puede emplearse verde o seco y no hace diferencia ni a la hora de tejer ni en el producto terminado.

“Se recolecta el vetiver cuando ya tiene entre 1,50 y 2 metros  de alto, esta altura la alcanza en un lapso de dos meses. Luego se limpia la hoja en contra sentido pues tiene un filo en la orilla y de esta manera se le quita. Después solo se hacen trenzas del largo que se desee y esa trenza se puede utilizar para hacer los diferentes productos y de acuerdo al proceso que se emplee, también se puede hacer papel reciclado”, detalló la diseñadora.

Rivera dice que la técnica no ha sido adoptada por muchos artesanos, en parte por el apego de este sector a los métodos que ya tradicionalmente emplean, sin embargo ve una enorme oportunidad y potencial en el aprovechamiento de esta planta.

Además: Honduras impulsa desarrollo de sus comunidades rurales

Este artículo está clasificado como: , , , , , ,

Comentarios

Para poder comentar debe iniciar su sesión:

INGRESAR